Quiere callar bocas

Márquez dice que ante Pacquiao convencerá a todos

MÉXICO, D.F. (NTX.).— El capitalino Juan Manuel Márquez aseguró que en la cuarta pelea contra el filipino Manny Pacquiao el próximo 8 de diciembre en Las Vegas, Nevada, “voy a callar bocas a los que no creen en mí”.

“Dinamita” Márquez realizó ayer un entrenamiento público para la prensa especializada en el gimnasio Romanza, al finalizar la práctica habló con los reporteros.

Acerca de las declaraciones de José Sulaimán, presidente del CMB, de que Pacquiao es superior, Márquez respondió que mucha gente lo ha mencionado, “podrán decir misa, pero arriba del ring he demostrado que soy mejor en las tres peleas”.

Agregó que “Sulaimán siempre está en contra de mi boxeo, pero voy a demostrar que soy mejor el próximo 8 de diciembre. Espero que los jueces sean neutrales, que califiquen objetivamente el combate y no me roben el triunfo”.

El capitalino recordó que en sus tres combates anteriores ante Pacquiao, “peleamos en pluma, superpluma y welter, no sé de donde sacan que es superior a mí, le voy a ganar y callaré bocas”, Márquez.

En este punto, el promotor Fernando Beltrán recordó que José Sulaimán dijo que Márquez merecía el empate en la tercera pelea.

“Juan Manuel lleva una vida ordenada, nadie lo ha puesto fuera de combate, nadie en su carrera lo ha puesto nocaut y nunca ha sido arrollado, no sé por que lo descartan en esta cuarta pelea”, comentó el empresario tijuanense.

Destacó que ni Pacquiao ni Márquez aceptaron disputar el Cinturón Diamante, “yo siempre he apoyado al Consejo Mundial de Boxeo, y ese cinto Diamante sólo lo han ganado los grandes y perdieron una gran oportunidad de obtenerlo”, destacó Márquez.

El aumento de masa muscular de Juan Manuel Márquez le tiene sin cuidado a Manny Pacquiao y a su entrenador Freddie Roach.

La única cosa que tiene en mente el asiático es derrotar, y de forma clara, al capitalino el 8 de diciembre en el Hotel MGM Grand & Casino de Las Vegas, Nevada.

De entrada, Pacquiao, de 33 años, asegura que no está presionado. Lleva varias semanas preparándose en Filipinas y Los Ángeles.

Los anteriores combates con Márquez fueron cerrados porque es un oponente duro de enfrentar. Esta vez será distinto.

“No estoy presionado, estoy buscando ganar de una manera contundente, es nuestra meta en esta preparación, ganar claramente”, dijo Pacquiao.

“Hemos trabajado para tener más agresividad en esta pelea, y verán el cambio”, dijo el filipino en teleconferencia.

Para el llamado “Pacman” es hora de dejar claro todo. Las tres anteriores peleas contra Márquez han causado polémica por las decisiones de los jueces. En la última, en noviembre de 2011, las tarjetas favorecieron de manera unánime a Pacquiao en una pelea que fue más cerrada.

“El que Márquez tenga una gran masa muscular o luzca muy fuerte no nos tiene preocupados, eso será una ventaja para nosotros. Manny anda muy rápido y eso no lo tiene Márquez, lo vemos”, añadió Roach.