Derriban aspiracionesde Águilas

MÉXICO, D.F.— El sueño del América de llegar a una final más comienza a desvanecerse.

El Toluca fue mucha pieza para unas Águilas que fueron incapaces de dar una alegría a su gente, dejando una vez más al aire la promesa de hacer valer su casa, pues ayer los Diablos Rojos se encargaron de borrarlos de la cancha con una contundente victoria de 0-2.

Los escarlatas y América son los equipos con más campeonatos en México sólo superados por las Chivas que tienen 11.

“América va a ir a Toluca a jugarse el todo por el todo y nosotros tenemos que estar muy alertas porque ninguna serie se gana ni antes ni después”, dijo Enrique Meza, técnico del Toluca

Las Águilas, que buscan su primer cetro desde el Clausura 2005, sufrieron su segunda derrota consecutiva en la Liguilla y necesitan ir a ganar al menos por dos goles para intentar avanzar a la final o quedarían eliminados en semifinales por segunda temporada en fila.

“Hoy no dimos el resultado, ahora vamos a ir a buscarlos a Toluca. Nos faltó tranquilidad y profundidad, pero nos quedan 90 minutos en los que iremos a matar o morir” , dijo el entrenador del América, Miguel Herrera.

La historia se comenzó a escribir desde el inicio del encuentro con un América que salió a la cancha muy revolucionado por el impulso de su afición, mismo que se diluyó luego de que Toluca le pusiera paños fríos a las acciones mediante la posesión del balón.

Los escarlatas se hicieron de la pelota y la comenzaron a circular a placer; mientras que las Águilas únicamente daban pequeños esbozos de peligro con sus descolgadas, aunque su mayor esfuerzo era destinado a intentar recuperar el esférico.

Aún así, los azulcremas tuvieron una opción clara para irse adelante en el marcador, pero un Raúl Jiménez, que cargaba con una “cruda” moral más grande que el Azteca, se encargó de errar la oportunidad al entregar su remate dentro del área a las manos de Alfredo Talavera.

El Diablo se le apareció al América en la segunda parte.

Los mexiquenses eran más equipo y hacían que las Águilas lucieran trompicadas para mantener el vuelo.

“Sinha” se encargó de ser el motor de su equipo, quebró cuantas cinturas se le pusieron enfrente hasta que con una viveza del “10” los Choriceros rompieron la paridad.

Cobró un córner de manera rápida, dejó la pelota en corto para que Gerardo Rodríguez por izquierda mandara un centro hacia segundo poste, donde apareció Lucas Silva para lanzar el trinche directo al corazón del Águila y derribar su vuelo, con un sólido remate de cabeza al 54′.

El Azteca enmudeció por unos segundos, pero los aficionados con el orgullo mancillado, comenzaron a alentar al América, sin embargo, el plantel no respondió y terminó por desplomarse.

Christian Benítez y Raúl Alonso apenas tuvieron destellos en el ataque americanista.

Los Diablos terminaron por callar al Azteca luego de que en el último suspiro del partido Rubens Sambueza perdió un balón en el centro del campo, originando una descolgada de los escarlatas, que culminó con un fogonazo de Édgar “Pájaro” Benítez que sacudió las mallas y con ello pulverizó las esperanzas azulcremas.

El América está herido, casi de muerte, porque la serie se cierran en el mismísimo infierno, donde tendrán que hacer la hombría de intentar vencer al Toluca por 3 goles; los pupilos de Meza dieron prueba de humildad ante unos cremas, que aún piensan que sólo con la camiseta ganan los partidos.