SE VA A JUGAR COMO SI NADA

a

MÉXICO, D.F.— Al americanista Raúl Jiménez no le afectó el problema legal en el que está involucrado.

Tras haber sido denunciado el domingo por una joven de nombre Dulce María García Lazcano, quien dijo haber sido golpeada por el futbolista, el atacante lució enchufado ayer en el partido entre las Águilas y el Toluca, en el Estadio Azteca, aunque no pudo pesar.

Pronto en el partido, al minuto 10, Jiménez se mostró desequilibrante y, después de llevarse a un rival, dejó el esférico para que Daniel Montenegro sacara disparo en uno de los primero avisos azulcremas.

Al 15′, el delantero intentó cabecear un esférico con todo y marca, y al 33′ ganó un balón con carga por la banda izquierda, sólo que al final no logró centrar.

Incluso, al 76′, Jiménez ahogó el gritó de gol para su afición al sacar un disparo que pasó apenas a un lado del arco escarlata, en una de las más claras de su club, y la única que tuvo él en el complemento.

Al final, el delantero no pudo evitar que su equipo cayera, como no lo hizo el resto de su equipo.