Boicot a Walmart en San José

En 'viernes negro', decenas protestaron por mejores condiciones laborales en el sur de la Bahía

Guía de Regalos

Boicot a Walmart en San José
En 'viernes negro', activistas, líderes sindicales, empleados y simpatizantes protestaron afuera de Walmart San José para mejorar condiciones laborales.
Foto: Rosario Vital / El Mensajero

SAN JOSÉ.— Mientras miles de personas aprovecharon las ofertas del “viernes negro”, otras centenas de personas salieron a protestar por la explotación laboral que padecen como empleados de las tiendas Walmart.

Diferentes líderes sindicales, trabajadores de Walmart y activistas planificaron protestas nacionales. En el marco local, empleados de las tiendas de San Leandro, Richmond y San José se sumaron a este boicot. Los protestantes aprovecharon el día más comercial del año para informar al público consumidor sobre las condiciones de trabajo que enfrentan miles de empleados.

El 23 de noviembre la tienda Walmart localizada en la 777 de la Story Rd. en San José, fue escenario de una de las protestas, en promedio, 150 personas, entre concejales de la ciudad, se solidarizaron con los trabajadores y lanzaron su voz de protesta ante cientos de compradores que hacían sus compras en “viernes negro”.

“Walmart es una de las corporaciones más grandes de los Estados Unidos que contrata a latinos y gente de color. Walmart intimida a sus trabajadores y no les permite asociarse en sindicatos. Pedimos que den mejores salarios y condiciones de trabajo a sus empleados. Walmart representa el fracaso de los Estados Unidos”, dijo el reverendo Jeff Moore, presidente de NAACP del Silicon Valley (Asociación Nacional de Gente de Color).

Por su parte, el concejal del Distrito 5, Javier Campos, expresó el apoyo a los trabajadores. “En unos tres meses la ciudad pone en efecto el salario mínimo a $10. Mientras continúen en su lucha quiero que sepan que no están solos”, manifestó Campos.

Otro concejal, Ash Kalra, también expresó su solidaridad y apoyo a los trabajadores. “Es nuestra tarea proteger a los trabajadores que han salido a la luz para denunciar las irregularidades de esta corporación. Ellos merecen nuestro respeto porque son ellos quienes van a enfrentar las represalias. No los debemos dejar solos. Si cambiamos Walmart, cambiamos esta nación”, dijo el concejal del Distrito 2.

Victoria Nogeda, empleada de Walmart, lleva tres años empleada en una de las tiendas localizadas en Fremont. Según nos explicó, labora en promedio 34 horas por semana. Pero no tiene un horario regular. “Muchas veces estoy anotada para ir a trabajar y sólo me entero el día que llego a trabajar que no me toca. Esto es injusto, mis horas son inciertas y no tengo nada seguro, porque no hay un horario establecido”, dijo Nogeda.

Harry Adams, representante de Working Partnership en San José, expresó que se solidariza con los trabajadores porque merecen mejores condiciones de trabajo. “Walmart es una corporación que hace dinero a costa del bajo salario de los trabajadores”, dijo Adams.

Al salir de la tienda, muchos consumidores quedaron sorprendidos por la situación laboral de los empleados. Víctor González, cliente de Walmart en San José, expresó no saber qué opinar. “Walmart es una tienda que tiene los productos bastante cómodos y no encuentro otro lugar para comprar mis cosas a bajo precio. Sin embargo, también sé que los trabajadores son explotados y muchos se quedan callados, porque si yo consigo un empleo aquí tendría que callar para tener por lo menos un ingreso”, dijo González.

Otra cliente, de nombre Rosa, afirmó que nunca dejaría de comprar en esta tienda. “Es el único lugar que se ajusta a mi limitado salario. Soy jubilada y no tengo muchos ingresos. Siento mucho por los trabajadores, pero quién nos protege a nosotros los compradores”, se preguntaba.

Ningún representante de Walmart quiso prestar declaraciones a El Mensajero. Hasta el cierre de esta edición se solicitó la perspectiva corporativa, mas no hubo respuesta alguna.

La protesta sucedió de 12:00 a 1:00 p.m. sin mayores percances, excepto un par de manifestantes que ingresaron al interior de la tienda para luego ser retirados del recinto por personal de seguridad.