Bondades del aceite de semilla de uva en tu organismo y tu figura

La uva una fruta que conseguimos especialmente en la época de otoño es rica en diversas propiedades.…

Guía de Regalos

Bondades del aceite de semilla de uva en tu organismo y tu figura
Foto: Wikimedia Commons

La uva una fruta que conseguimos especialmente en la época de otoño es rica en diversas propiedades. Para las mujeres es una gran aliada por su amplio poder antioxidante, el cual ayuda a combatir los radicales libres que son los principales causantes del envejecimiento del cutis.

El aceite de semilla de uva, elaborado principalmente de esta fruta, no escapa de todos los beneficios tanto para la piel como para el organismo en general ayudándonos a mejorar las condiciones de nuestra salud. Éste es elaborado a partir de las semillas de la uva roja que se utiliza para la extracción del vino.

En este mundo tan globalizado y que se mueve a pasos agigantados una de las principales preocupaciones de las mujeres es verse y sentirse bien. El aceite de uva cuando estamos en la cocina puede ser el sustituto perfecto del aceite de maíz, canola y hasta del propio aceite de oliva; es ideal para ser empleado en frío sobre todo para macerar carnes y preparar vinagretas.

Este aceite no contiene colesterol, y por sus componentes ayuda a aumentar el “colesterol bueno” (HDL) y reducir el “colesterol malo” (LDL) y los triglicéridos. Estas razones lo hacen un aliado para combatir la diabetes y la obesidad, así como para prevenir la hipertensión y conservar la salud cardiovascular. También nos ayuda a evitar la formación de coágulos en la sangre, tiene propiedades anti-inflamatorias, es efectivo contra el estreñimiento y combate los problemas oculares.

Como todo buen aceite, el aceite de semillas de uva tiene un efecto depurativo del organismo, ya que nos ayuda a eliminar los residuos que se acumulan en el organismo y que pueden hacernos daño.

Pero estos beneficios no son sólo para verlos en la cocina, fuera de ella el aceite de uva tiene aún más propiedades que lo hacen el aliado perfecto para las mujeres. Y también para los hombres.

El aceite de uva en las pieles grasas ayuda a eliminar el acné y evita la obstrucción de los poros de la piel debido a su alto contenido de ácido linoleíco, un ácido esencial para la salud de la piel y de las membranas celulares. A su vez, retiene la humedad natural de la piel lo que nos traerá un look más suave e hidratado.

Algunas de las vitaminas más importantes que podemos encontrar en las uvas son la vitamina B3, indispensable para el metabolismo, vitamina D y C. También cuenta con minerales y oligoelementos como: calcio, magnesio, fósforo y potasio.

Aceite de semilla de uva y sus propiedades anti-arrugas en pro de la belleza

Al pasar de los años la principal preocupación que sentimos son los rastros del tiempo que ha pasado por nuestro cuerpo, la elasticidad se empieza a perder y nuestro rostro es el primero en notarlo. El aceite de uva ayuda a combatir los radicales libres que son los responsables directos de destruir el colágeno de la piel y la elastina. Es rico en vitamina C que a su vez es la encargada de producción de colágeno y betacaroteno.

Nuestra piel lo absorbe muy fácil y rápidamente, por lo que incluso lo podemos utilizar como sustituto de la crema hidratante ya que no deja una sensación grasosa en el cuerpo y nos ayuda a combatir la difícil celulitis.

La belleza comienza desde dentro y debemos tomarla en cuenta desde la cocina. ¿Qué mejor ayuda para nosotras que obtener de la naturaleza un producto que nos ayuda en la salud y también nos mantiene siempre jóvenes? Agrega a tu dieta un nuevo y beneficioso ingrediente.