Breves deportivas

Guía de Regalos

Breves deportivas

Rory McIlroy conquistó ayer el Campeonato Mundial de Golf en Dubai por dos golpes luego de ronda de 66, seis bajo par, para cerrar un año en el que ganó el Campeonato PGA y los premios monetarios del tour del European Tour y del PGA Tour.

McIlroy, número uno del ranking mundial, se recuperó tras fallar varios putts fáciles al principio para cerrar con cinco birdies consecutivos y terminó con tarjeta de 265, 23 bajo par.

En el último torneo de la temporada, derrota al británico Justin Rose, que impuso récord del torneo con ronda de 62 golpes.

Después de que Rose hizo un eagle en el hoyo 14 y un birdie en el 15 para tomar una ventaja de dos golpes, McIlroy respondió con birdies en los mismos hoyos para empatar.

Rose agregó un birdie en el hoyo 18 luego de casi lograr un eagle de 18,30 metros (60 pies) para ponerse adelante, sólo para que McIlroy lograra un birdie de 7,60 metros (25 pies) en el hoyo 16 antes de terminar con birdies en los hoyos 17 y 18.

“Sólo quería terminar la temporada de la manera en que yo creía merecer”, dijo McIlroy, tras la jornada.

“Ustedes saben, jugué tan bien durante todo el año que no quería sólo amainar tímidamente. Quería llegar aquí y cerrar con estilo”.

Ricky Hatton se retiró del boxeo tras la derrota por nocaut ante Vyacheslav Senchenko, en su primera pelea en más de tres años.

“Necesitaba una pelea más para ver si todavía podía competir, y no pude”, dijo el peleador de 34 años de edad, excampeón welter Jr., que dejó su marca en 45-3.

El británico sucumbió a un duro gancho de izquierda al cuerpo en el noveno round del ucraniano en la pelea en ciudad natal de Manchester.

Muchos otros excampeones han sido víctimas del deseo de regresar por una noche más de gloria.

“Un peleador sabe, y yo sé que yo no tenga nada para ofrecer”, dijo Hatton.

“Muchas peleas duras. Ya he acabado el fuego de la vela. He puesto mi cuerpo en situaciones difíciles, dentro y fuera del ring, pero no importa lo mucho que entrene, no podría hacer nada mejor que lo que hice hoy”, reconoció.

Hatton peleó nuevamente tres años y medio después de haber sido noqueado por Manny Pacquiao, una derrota que mandó al retiro al excampeón en dos divisiones.

A partir de ahí, su vida perdió el control, con depresión, problemas personales y frecuentes batallas con el alcohol y las drogas. Todas las perdió, como la del sábado.