Los cinco errores en la educación que debes evitar y cómo superarlos

Ser madre es una de las más ricas experiencias y mayores retos que asume una mujer en la vida, más aún…

Guía de Regalos

Los cinco errores en la educación que debes evitar y cómo superarlos
Foto: Flickr.com / OswaldoRubio con Licencia 2.0

Ser madre es una de las más ricas experiencias y mayores retos que asume una mujer en la vida, más aún si se es primeriza. Junto a la alegría y buenas expectativas, llegan los temores por hacer una buena labor con nuestros hijos.

Sin embargo, para ser un padre ejemplar hay que aceptar que no existen seres infalibles, sino que estamos condicionados por nuestra historia de vida, carácter, debilidades y nuestro mundo interior.

Si perdiste la paciencia, fuiste muy severa o exigiste demasiado, no te sientas mal, estos errores en la educación se encuentran entre los más comunes, según los expertos que también nos aconsejan cómo corregir y saber perdonar nuestras propias equivocaciones:

Inconstancia: Generar confianza y seguridad en tus hijos sentará su soporte emocional en la vida adulta y no hay mejor manera que siendo fieles a las promesas, planes y las pautas que establecemos en casa. Los niños necesitan sentir la seguridad de que se cumplirá con lo ofrecido.

Rigidez en las reglas. Irse al otro extremo, no ceder ni realizar modificaciones a las reglas cuando la realidad lo requiere también puede ser contraproducente para tus hijos. Mientras las familias cambian, los niños crecen y se van convirtiendo en adolescentes, es necesario ampliar las fronteras. Tómate el tiempo para reunirte con ellos y entender que necesitan y desean, así como explicarles el propósito de las normas.

Esperar demasiado. Ser muy exigente con los hijos es otro de los errores en la educación más frecuentes, pues a menudo los padres ven en ellos la extensión de sus propias vidas y la posibilidad de realizar sus sueños. Debemos saber qué es lo apropiado para su etapa de desarrollo, sus deseos y su personalidad. Así también, pese a que pueden ir ganando independencia con el tiempo, aún no han terminado de madurar, requieren supervisión y orientación.

Esperar muy poco. Dentro de las relaciones humanas el amor a nuestros hijos es el más grande que se puede experimentar, pero hay que tener cuidado de caer en mimos excesivos o sobreprotegerlos. Los niños deben atreverse a construir sus propias vidas, superar retos, probar cosas nuevas y equivocarse. Solo así estarán listos para enfrentar el mundo y ser responsables por sus actos.

No respetar a tus hijos. La seguridad de un ser humano se forja desde la infancia, los padres deben reforzar la autoestima sin caer en excesos y demostrar que conciben a su hijo como persona con autonomía, necesidades y opinión válida. Cuando los niños crecen, el respeto puede ser demostrado por tratar de entender el mundo de tu hijo: preguntar acerca de quiénes son sus amigos, escuchar su música en el auto, hablar con ellos acerca de sus clases y profesores.