Menos balaceras, muchas más balas

Agentes de LAPD dispararon más de 60 veces en tres incidentes este año

Guía de Regalos

Más de 60 balas de once policías de Los Ángeles tenían un blanco: Shonchy Thaopraseuth, un hombre de 22 años que huía luego de robar dos autos. La televisión transmitió en vivo la balacera que destrozó el coche que él estacionó en una gasolinera de Koreatown. Ocurrió en febrero.

Dos meses después, otra persecución terminó con múltiples casquillos percutidos. En esa ocasión, ocho agentes denotaron sus armas en más de 90 ocasiones contra el vehículo que manejaba Abdul Arian, de 19 años, en la carretera 101, a la altura de Woodland Hills.

Los dos sospechosos perdieron la vida.

En lo que va del año se han registrado tres incidentes donde elementos de la Policía de Los Ángeles (LAPD) dispararon más de 60 veces, la cifra más alta de los últimos cinco años, según un nuevo reporte del Inspector General de la corporación. De 2007 a 2012 el salto fue del 2% al 14% del total.

Esto ocurre cuando la cantidad de tiroteos en que participó el LAPD en los primeros nueve meses de 2012 es la más baja en dicho período. En 2007 hubo 35 balaceras; hasta septiembre de este año iban 25.

El informe resalta que si bien han descendido los enfrentamientos con arma de fuego en la ciudad, los policías están descargando cada vez más sus cartuchos, poniendo en peligro su propia seguridad y la de las personas que quedan en medio o cerca de las refriegas.

El volumen total de disparos fue particularmente alto de enero a septiembre de 2012, con un promedio de 20 por tiroteo. Las balaceras con 10 detonaciones o menos bajaron de 92% en 2007 a 57% este año, pero las que involucraron más de 20 tiros subieron de 13% en 2011 a 24% en 2012.

“En general, parece que los incidentes en el primer semestre de 2012, en promedio, involucraron a más policías por balacera y a más disparos por agente”, expone Alexander Bustamante, inspector general del LAPD, quien indicó que es difícil determinar si los recientes enfrentamientos con múltiples balazos representan una tendencia significativa “o simplemente una anomalía estadística”.

Rigoberto Romero, capitán del LAPD, comentó que el desempeño de la corporación no se puede medir por la cantidad de tiros que efectúan los agentes. “Las circunstancias siempre son distintas”, dijo.

Y precisó que cada uno de los proyectiles que salen del arma de un policía debe ser justificado a través de un “exhaustivo” proceso de revisión que realizan detectives de la agencia, fiscales del condado y representantes de la Comisión de Policía.

“Hay casos en que un policía dispara cinco veces y las primeras tres balas están dentro de la política del departamento, pero las otras dos no”, indicó.

Al activista Carlos Montes no le sorprenden las cifras del Inspector General del LAPD. “Siempre he denunciado que los oficiales del LAPD tienen la costumbre de sacar su arma para iniciar una balacera, para matarte”, mencionó Montes.

El informe del inspector Bustamante encontró que se efectúan más balazos cuando más elementos participan en un enfrentamiento, citando que podrían confundir sus detonaciones con las de los sospechosos.

De los 150 oficiales que jalaron el gatillo junto a sus compañeros desde 2007, alrededor del 50% detonó ocho o más tiros, según el reporte. En ocho incidentes, más de 20 balas salieron del arma de un sólo elemento. La media global es de tres tiros por agente.