Migrantes a la expectativa

Ven con esperanza y desconfianza la llegada del PRI de nuevo al poder

Guía de Regalos

Migrantes a la expectativa

Que el Programa 3×1 continúe, que los mexicanos que son deportados reciban apoyo, que se destinen más recursos a los consulados, que se forme la Secretaría del Migrante, que el voto en el exterior sea una oportunidad para todos y no sólo para unos cuantos, y que se obligue a las empresas de envío de dinero a cobrar menos, es lo mínino que un grupo de migrantes espera del próximo presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Participantes en un foro organizado por La Opinión sobre las expectativas de los migrantes ante el nuevo gobierno, siete migrantes mexicanos expusieron sus inquietudes, esperanzas y desconfianzas con el regreso del PRI al poder.

“Después de doce años ya aprendieron que tienen que hacer bien las cosas”, confió Antonio Ayala, de 64 años de edad y originario de Los Reyes, Michoacán.

“Yo no espero nada”, dijo por su parte Jesús García, de 33, quien emigró de León, Guanajuato, para continuar su oficio de zapatero en Los Ángeles.

“Yo tampoco espero mucho”, agregó Paulina Herrera, quien en 1989 decidió salir de Mazatlán, Sinaloa, para emprender una nueva vida de este lado.

“Tenemos que ver para creer”, opinó Malú Elizondo, quien hace más de 35 años salió de su natal Jalisco.

“Debemos estar organizados, para que nos tomen en cuenta”, señaló Luz María González, de 66 años, originaria de Cotija de la Paz, Michoacán, y quien por varias décadas ha trabajado en la creación de clubes de mexicanos.

Para José Fuentes, originario de Guadalajara, la seguridad y la educación deberán ser los dos puntos importantes para la administración de Peña Nieto.

Mientras que Martha Ofelia Jiménez, oriunda de Nochistlán, Zacatecas, consideró que será vital para el nuevo gobierno trabajar de manera apegada con los migrantes.

“Que se respete al migrante por lo que contribuye y lo que es, que se le vea con dignidad y respeto”, recalcó la zacatecana.

El grupo de migrantes planteó que se debe mejorar la seguridad en carreteras para los paisanos que viajan a sus pueblos de origen.

“Ya no sabes si es mejor que te agarre un policía o un asaltante”, comentó Fuentes al recordar algunas malas experiencias de viaje.

Este grupo de migrantes ve difícil que la guerra que inició el presidente Felipe Calderón contra el narcotráfico tenga un fin y cree que Peña Nieto optará por hacerse “de la vista gorda”.

“Cuando vamos (a Jalisco) mi abuelita me cuida más que de chiquita”, secundó Malú Elizondo. “Calderón declaró la guerra y Peña Nieto no la va a poder detener”, apuntó.

Optimistas de que con el nuevo presidente le dará impulso al Programa 3×1, don Antonio y doña Luz María consideraron que los migrantes deben ser el motor para la realización de obras y creación de empleos con proyectos productivos en sus pueblos.

Para eso es importante que el nuevo gobierno y los migrantes trabajen de manera corresponsal, insistió Martha Jiménez, y que Peña Nieto esté en la mejor disposición de proveer servicios a los migrantes.

Dijo que es muy importante que el nuevo presidente escoja personas clave para los consulados y la Secretaría de Desarrollo Social (a través de la cual se realiza el Programa 3×1), que tengan experiencia y sensibilidad para trabajar con los migrantes.

“Y que etiquete más fondos para la red consular”, recalcó.

Más recursos para los consulados en Estados Unidos serían necesarios ante la posibilidad de una reforma migratoria, ya que mucha gente estaría acudiendo a esas sedes diplomáticas para solicitar documentos e información, tal y como está ocurriendo con el alivio migratorio del programa Acción Diferida o DACA.

Expusieron también la necesidad de que el personal que trabaja en el consulado sea amable y trate con dignidad y respeto a los mexicanos que acuden a realizar sus trámites.

Aunque no tiene fe en el nuevo gobierno que encabezará Peña Nieto, Jesús García reconoció que le gustaría tener la oportunidad de votar, sin embargo, al igual que millones de mexicanos no tiene oportunidad de ir a México a obtener la credencial de elector.

En ese sentido se planteó la idea de que sean los consulados donde, así como se obtiene la matrícula consular y el pasaporte como documentos oficiales, se pueda tramitar la credencial para votar.

También indicaron que se debe dar atención y apoyo a los mexicanos que son deportados constantemente de Estados Unidos.

“Están más perdidos que cuando se vinieron”, comentó Herrera.

Contrario a lo que hizo el presidente Felipe Calderón, que visitó Los Ángeles sólo para presentar una película y dar un informe de su gobierno, señalaron que Peña Nieto deberá estar más en contacto con los migrantes y realizar visitas periódicas.

Respecto al dinero que envían a sus familiares, plantearon la idea de que el gobierno obligue a las empresas a cobrar menos.

La creación de la Secretaría del Migrante que esté más vinculada con la Coordinación Nacional de Oficinas Estatales de Atención al Migrante (Conafam) y se establezcan políticas públicas para el desarrollo de los pueblos, se tecnifique el campo y usar las redes migrantes para tianguis agropecuarios.