Mousse de chocolate con licor

Una combinación de la tradicional receta francesa con un toque alemán de licor.

Guía de Regalos

Mousse de chocolate con licor
Mousse de chocolate con licor.
Foto: Wikimedia Commons

Si lo que estás buscando es una receta original de un postre achocolatado, no te preocupes porque ahora tienes la receta perfecta al alcance de tus manos: mousse de chocolate con una gota de licor.

Aunque sabemos que el esponjado de chocolate es una receta tradicional francesa, este postre ha sido adoptado alrededor del mundo por su sabor y más que nada consistencia. De hecho, éste es un postre tan aclamado que hay cientos, y hasta miles de recetas publicadas en línea como la famosa receta de Julia Childs que ha sido aclamada por críticos como David Lebovitz quien alaba la consistencia y sabor de este postre tan especial.

Sin embargo, pocas recetas de mousse de chocolate incluyen licor, y es justamente ese ingrediente el toque secreto que tiene la receta que encontrarás a continuación y que fue creada por el ama de casa y experta en cocina alemana, Ingrid Schramm.

Una receta que además de su tradición francesa, en este caso se une con la tradición alemana para darle un sabor muy especial y un toque muy casero.

Mousse de chocolate

Ingredientes:

  • 4 barras de chocolate para taza
  • 3 cucharadas de leche
  • 3 cucharaditas de Nescafé
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 cucharadita de brandy, ron o whiskey
  • 1 taza de crema de leche
  • 4 yemas de huevo batidas
  • 4 claras de huevo batidas
  • 2 sobres de gelatina sin sabor
  • 1/2 taza de agua
  • 3 cucharadas de azúcar (o más, al gusto)

Preparación:

En una olla para cocina onda, coloca el chocolate y la leche. Revolviendo constantemente, derrite a fuego lento las barras de chocolate junto a la leche. No dejes que la mezcla hierva. Recuerda que es importante revolver constantemente para que no queden trozos.

Una vez el chocolate se haya derretido, retira la olla del fuego y agrega el Nescafé, la esencia de vainilla y la cucharadita de licor (brandy, ron o whiskey). En un bowl aparte bate bien la crema de leche. Recuerda que el truco de un clásico esponjado de chocolate está en su consistencia suave y aireada, razón por la que será clave la intensidad y constancia con la que batas durante esta preparación.

Bate en un recipiente separado las yemas de huevo y agrégalas a la crema de leche batiendo constantemente. Por otro lado, disuelve la gelatina sin sabor en el agua. Deja la gelatina reposar durante unos minutos para luego calentarla al baño maría o si prefieres unos segundos en el microondas.

Saca un poco (unas dos o tres cucharadas) de la crema de leche batida y mezcla con la gelatina caliente. Una vez quede bien mezclado, agrega esta mezcla al resto de la crema de leche batiendo constantemente. Agrega el chocolate y mezcla muy bien. Una vez quede bien mezclado el chocolate con la crema de leche, los huevos y la gelatina, mete en la nevera por un momento y procura que no cuaje.

Mientras tanto bate las claras de huevo asegurándote de que queden bien firmes. Agrega el azúcar a las claras de huevo. Saca la mezcla de la nevera y agrega las claras de huevo batidas envolviendo los ingredientes suavemente para crear una textura suave y aireada. Vierte en un molde y lleva a la nevera hasta que cuaje. Deja sentar u tu postre estará listo.

Sugerencias para servir: Sirve cada porción con un poco de crema batida, fresas o cerezas Mereschino.