Pernil de cerdo, el plato perfecto para agasajar a tu familia

Un platillo elaborado para celebrar alguna ocasión especial.

Guía de Regalos

Pernil de cerdo, el plato perfecto para agasajar a tu familia
Pernil de cerdo.
Foto: Wiki Commons

No hay nada como confeccionar un delicioso plato para deleitar a nuestra familia en ocasiones en que celebramos nuestra cultura y tradiciones. Este delicioso plato rinde 8 porciones.

Tiempo de preparación: 30 minutos

Ingredientes:

  • 1 pernil de cerdo de 8 a 10 libras con hueso y piel (pork shoulder)
  • 2 cucharaditas de adobo con pimienta
  • 1/4 de taza de ajo en polvo o 3 dientes de ajo picados en pedacitos
  • 2 sobrecitos de sazón con culantro y achiote
  • 2 cucharaditas de jugo de limón
  • 1 cucharadita de orégano en polvo
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra molida
  • 1 cucharadita de sal

Procedimiento:

En un recipiente, mezcla el ajo, el adobo, el jugo de limón, la sazón, el orégano, el aceite de oliva y la pimienta. Por el momento, déjalo a un lado. Usando un cuchillo mediano y muy afilado, comienza a cortar donde la piel del pernil se une con la carne para separarlos.

Continúa el proceso de separación, dejando solo un extremo de la piel y la carne unidos. Deja la carne al descubierto haciendo la piel hacía el lado. Con el cuchillo, hazle incisiones a la carne de aproximadamente 1/2 pulgada de profundidad. Coloca la carne de cerdo en una bandeja para marinar.

Ahora adoba la carne, utilizando las manos, mezcla las especias, frotándolas en la carne, al mismo tiempo que las introduces en los cortes de 1/2 pulgada que le acabas de hacer. Coloca la piel sobre la carne nuevamente y adoba la piel con la sal. Cubre la bandeja con papel de aluminio y colócala en el refrigerador para marinar, por lo menos durante 4 horas.

Para mejor sabor puedes dejar la carne marinando durante toda la noche. Pre-calienta el horno a 350° Fahrenheit. Una vez el horno haya alcanzado la temperatura indicada, coloca la carne en el recipiente para asar, con la piel por encima, déjalo a temperatura ambiente por aproximadamente 1 hora.

La piel debe estar lo más seca posible. Cubre el recipiente lo mejor posible con papel aluminio y hornea la carne por aproximadamente 3 a 3 1/2 horas, o hasta que la carne alcance una temperatura interna de 45° Fahrenheit. Con mucha precaución, procede a remover el papel aluminio que cubrió la carne mientras se horneaba.

Aumenta la temperatura del horno a unos 450° Fahrenheit. Hornea la carne al descubierto durante unos 20 a 35 minutos, sin dejar que el fondo del recipiente de hornear se seque, revisando el recipiente cada 10 minutos y añadiendo agua en incrementos de un 1/4 de taza. Una vez la piel se torne color dorado-marrón y su consistencia sea una crujiente, el pernil está listo.

Ya puedes mover la carne a una tabla de cortar y déjala reposar por unos 20 minutos para que se enfríe un poco. Primero quítale la piel, cortándola en pedazos, luego escurre la grasa del recipiente. Ahora separa la carne del hueso.

Una vez hayas completado este paso, tu pernil está listo para servir. Puedes utilizar los jugos para evitar que la carne se reseque. Este plato va muy bien acompañado de arroces, yuca, plátanos o ensaladas. ¡Buen provecho!