Primero el 1, luego el 2, y ¡estira tu día!

El día sólo tiene 24 horas. Aprovéchalas para disfrutar, cumplir tus tareas y no estresarte.

Guía de Regalos

Primero el 1, luego el 2, y ¡estira tu día!
Evita ser esclava del reloj con estas recomendaciones para hacer rendir tu día.
Foto: www.morguefile.com

Es cierto que las mujeres abarcamos demasiadas cosas, y es muy difícil evitarlo. Igual, jamás alcanza el tiempo para hacer todo lo que quisiéramos. Estira tu día, sigue unos prácticos consejos y verás como el agobio y el cansancio abandonan tu vida.

Regla de oro: primero el 1, luego el 2

Si bien es cierto que podemos hacer más de una cosa a la vez, es aconsejable agruparlas porque es un gran ahorro en horas. Además, debemos elegir dos cosas fundamentales y dejarlas resueltas en el día.

Los imprescindibles

Pasar tiempo de calidad con nuestros hijos, amar a nuestra pareja (si la tenemos), trabajar, y atender a las amigas y demás familiares. Esto sí o sí, tiene que encajar en nuestra agenda, y posiblemente sea lo que más tiempo nos lleve.

Organización

Antes de ir a dormir, es necesario realizar una lista de las cosas que queremos hacer al día siguiente, si se pueden agrupar, se anotan juntas. Tiene que estar todo medido en horas y ordenado respecto a “los imprescindibles”. También hay que dejar intervalos para contratiempos.

No olvides que estira tu día el solo hecho de haber realizado correcta y completamente las dos actividades más importantes que te propusiste. Aún antes de confeccionar esta lista, es de vital importancia que revises la de la noche anterior.

Pon un tic en las que has hecho, una cruz en las que no y una flecha en las que harás el día siguiente. Ese es mi método, pero ¡prueba inventar tu propio código! Recomiendo hacer estas anotaciones en una libreta o papel y luego, cuando ya estén claras las prioridades y los horarios, pasarla a la agenda.

Una agenda de semana vista es muy útil aún cuando lo que se esté apuntado allí es que pusimos la lavadora o que cocinamos un plato difícil. Escribe todo, porque un buen ejercicio para nuestra autoestima es terminar el día satisfechas de todas las actividades que llenaron tantas horas.

8 horas

Ese es el tiempo que hay que dormir, y seguramente, nos llevará media hora lograr el sueño profundo y reparador que necesitamos todos los días. Es vital haber dejado la agenda cerrada y no acostarnos pensando en lo que haremos al día siguiente. Ya lo pusimos por escrito, ya podemos olvidarnos hasta que suene el despertador por la mañana.

La ropa

Le dedicamos demasiado tiempo por la mañana a la pregunta ¿qué me pongo? Pues bien, lo suyo es saberlo desde el día anterior y tenerlo preparado. Lo mismo respecto al vestuario de nuestra familia si es nuestra responsabilidad. El sábado es un buen día para planear todo lo referente a la ropa que se usará toda la semana.

Las tareas domésticas

Hay que aprender a delegar o a decir no. Esto significa que debemos planear qué tareas haremos cada día y cuánto tiempo le dedicaremos. También, reflexionar sobre qué cosas pueden realizar otras personas o pueden quedar pendientes para otro día.

Los fines de semana

Es fundamental disfrutar de nuestro tiempo libre sin remordimientos ni la pesada carga de las cosas que no hemos hecho. Cuando tenemos estos pensamientos, hay que volver a la agenda y mirar todo lo que sí hemos hecho.

Una misma

El último y principal consejo todos los días: hay que tomarse un tiempo para una misma. Nadie te querrá más de lo que debes quererte tú.