Sin filtros solares un día en la playa puede dejar secuelas

Quién de nosotras no quiere volver de vacaciones y que la primera cosa que le digan las amigas sea:…

Guía de Regalos

Sin filtros solares un día en la playa puede dejar secuelas
Foto: Shamil Khakirov from Ukraine (Aug'08, trip#1 Uploaded by High Contrast) CC-BY-SA-2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa / 2.0), via Wikimedia Commons

Quién de nosotras no quiere volver de vacaciones y que la primera cosa que le digan las amigas sea: ¡qué morena estás!

El sol es nuestra principal fuente de vitamina D, la cual nos ayuda a absorber calcio y nos deja una piel bronceada que da envidia; pero no necesitamos exponernos al sol mucho tiempo para obtener la vitamina D que requerimos y broncearnos regularmente sin filtros solares puede ser una amenaza para la salud de nuestra piel. Nos preocupamos por comer bien y hacer ejercicio, pero la mayoría llevamos la piel expuesta cada día sin pensar en ello ni usar filtros solares. Aunque no tengamos ganas de broncearnos ni tomemos baños de sol, deberíamos tener en cuenta que los rayos-ultravioleta (UVA) nos afectan a diario y si no nos protegemos la piel, pueden penetrarla y dañar las células. ¿Cómo podemos evitar los daños de los rayos solares?

La ropa bloquea algunos rayos solares nocivos, los sombreros y parasoles nos pueden proteger el rostro, y los anteojos también son útiles para prevenir lesiones en los ojos. Además de estas medidas preventivas, la protección solar en forma de crema, aceite, gel o aerosol también es muy importante al contener sustancias que absorben, reflejan o dispersan la radiación dañina UVA. Cada producto es diferente y se debe consultar la etiqueta del producto y seguir cuidadosamente las instrucciones, pero la mayoría debe aplicarse entre 30 minutos y 2 horas antes de exponerse al sol y re-aplicarse continuamente. Aunque no hay ningún protector solar que ofrezca una protección al 100% absoluta, todos los filtros solares ayudan a proteger nuestra piel. Puede que te parezca una tontería, y estés pensando “ya, ya, si llevamos desde niños con los padres poniéndonos crema en la playa”. Pues debes saber dos cosas:

1. Muy bien por tus padres porque la piel de los niños es mucho más frágil y no tiene las mismas defensas.

2. No solamente es necesario protegerte cuando vayas a la playa, deberías pensar en cuidar tu piel de los efectos del sol cada día, siempre que estés al aire libre.

Los filtros solares ayudan a prevenir quemaduras de sol y reducen otros efectos como el envejecimiento prematuro de la piel y el cáncer de piel. Otra medida preventiva, especialmente relevante dados los efectos del cambio climático, es saber en qué nivel están los rayos UVA en el lugar donde vivimos para así poder adaptar el tipo de protección que aplicamos. La melanina, el pigmento de la piel que nos protege, hace que algunos seamos más morenos y otros tengamos piel más blanca. Hay personas que están bajo el sol media hora y su piel se torna de un color violeta oscuro como una quemadura de primer grado, mientras otras apenas experimentan ningún cambio. Pero todos, tengamos el color que tengamos, debemos informarnos bien y saber cuidar de nuestra piel.