Snacks nutritivos, así sí se vale picar

Cuando de mantener la figura se trata, una de las reglas de oro es 'no picar entre comidas'. Aunque…

Guía de Regalos

Snacks nutritivos, así sí se vale picar
Foto: MorgueFile

Cuando de mantener la figura se trata, una de las reglas de oro es ‘no picar entre comidas’. Aunque esto no es del todo cierto, no significa que puedas merendar la más amplia gama de dulces y pastelería. Tampoco que debas alimentarte de lechuga y agua. Lo que sí es verdad es que combinar snacks nutritivos con comidas más pequeñas será la mejor herramienta para acelerar tu metabolismo y evitar llegar al almuerzo sin recuerdo alguno de tus propósitos alimenticios.

El objetivo fundamental del snack es incrementar los niveles de glucosa después de horas de ayuno; dándote energía y ayudándote a bajar de peso sin que sientas que mueres de inanición. Pero ojo, el hecho de comer algo pequeño, no suprime calorías. Por ello es fundamental comprometerte y entrenarte en la selección y preparación de snacks saludables y creativos, aunque tome más tiempo y no sea tan práctico como comprar en la tienda de la esquina.

De acuerdo a estudios nutricionales una merienda saludable debe contener el 10% del total de calorías consumidas al día, es decir unas 200 en una dieta de 2000 calorías. Por esto cuando se trata de snacks nutritivos es vital estar siempre preparado, pues nunca sabes cuándo se abrirá el apetito. Escoge y prepara tus snacks con disciplina y anterioridad, sí tienes poco tiempo; o asegúrate de equipar tu casa con alimentos apropiados antes de saciarte con frituras en la cafetería.

Hoy queremos darte esta útil lista de snacks nutritivos que te facilitarán la vida y mantendrán el hambre y los kilos de más a raya:

Frutas: Puedes tomar una porción de fruta fresca en trozos, horneada con canela, o para variar puedes hacer jugos, ensaladas o compotas. No añadas azúcar y acompaña si deseas con Yogurt o leche descremada. Imposible aburrirse con la variedad. Prefiere la manzana, fresas, toronja o piña por sus efectos antioxidantes, diuréticos y desintoxicantes.

Sándwiches: Siempre y cuando sea con pan tajado o pita integral. Acompáñalo con vegetales, pollo, queso, jamón, atún o pavo hervido. No agregues aderezos grasos. Varía usando galletas integrales u omitiendo cualquiera de las anteriores y simplemente apilando las carnes y vegetales como una mini brocheta.

Gelatinas

dietéticas: ¡Divertidas y deliciosas! Vienen en variedad de sabores para combinar y con menos azúcar que las comunes. Si gustas puedes acompañarla con frutas antes o después de cuajar.

Nueces y semillas: aportan altas cantidades de fibra y proteínas. Bajan el colesterol si se comen con moderación. Puedes hacer tu propia barra de granola orgánica con nueces, semillas de lino, avena, almendras, pasas y miel. Mezcla todos los ingredientes y hornéalos a 150°C, por 20 minutos, luego añade la miel y las pasas y lleva al horno de nuevo por 15 minutos. Dejar enfriar y conservar en recipientes herméticos.

Huevos: Una gran fuente de proteínas. Para prepararlos déjalos hervir en agua o hazlos revueltos pero sin grasa. Acompáñalos con tomates, espárragos u otro vegetal de tu gusto.

Ensaladas. Puedes combinar proteínas con vegetales para hacerlas más interesantes; jamón, pollo o pavo hervido con lechugas, tomates o el vegetal que prefieras. Reemplaza los aderezos grasos por limón o vinagre de frutas.

Vegetales: Sí no quieres complicarte puedes simplemente cargar con palitos de vegetales, de zanahoria, apio o pepino, que contienen propiedades depurativas.

No más excusas, ¡hazlo por ti, por tu bienestar!