Viajar con tu mascota: una experiencia inolvidable

No postergues más ese plan de salir de fin de semana con tu animal de compañía.

Guía de Regalos

Viajar con tu mascota: una experiencia inolvidable
Si planeas un viaje en avión con tu animal de compañía, conoce bien las condiciones de las aerolíneas.
Foto: Shutterstock

Viajar con tu mascota quizás sea un sueño que estés planeando cumplir en los próximos días, pues los animales que comparten nuestra vida llegan a ser como un miembro de la familia. Sin embargo, si no te preparas con antelación, esa experiencia podría convertirse en una verdadera pesadilla.

Precauciones antes de viajar

Lo más aconsejable es que lleves a tu mascota a su doctor para que la revise antes de viajar, y que le ponga las vacunas necesarias según el lugar que vas a visitar. También deberías llevarla a que le corten las uñas y el pelo, para que se sienta lo más cómoda posible mientras estén fuera de casa.

Recuerda que tu mascota debe viajar acompañada de su propio equipaje donde tenga su toalla, champú, cepillo, juguetes favoritos, una manta y bolsas para recoger sus excrementos. También debes llevarle su collar y su correa o arnés, así como su chapa de identificación.

Si viajas por avión

El que puedas llevar a tu mascota en la cabina del avión o en la bodega, donde se colocan las jaulas de los animales, depende de las regulaciones de la línea aérea. En cualquier caso no podrá salir de la jaula mientras dure el viaje, por lo que deberás asegurarte de que tenga suficiente capacidad de absorber el orín y buena ventilación.

Procura mantenerte calmada mientras preparas tu equipaje, para no transmitirle el estrés a tu mascota, que de por sí va a sentir cierta ansiedad por estar encerrada. Trata de colocar en la jaula una manta o un cojín que el animalito reconozca por el olor para que se sienta seguro, así como el recipiente que usa habitualmente para comer y beber agua.

Si viajas por carretera

Si vas a viajar en coche, y el trayecto no es muy prolongado, llevar a tu mascota puede ser sumamente divertido y relajante. En ese caso prepárale un sitio cómodo en el asiento, protegido con una manta para que no se dañe la tapicería.

Si tienes que bajarte del vehículo durante el viaje, nunca dejes a tu mascota encerrada en un sitio caluroso, donde le pueda dar el sol. Esto es tan peligroso que hasta podría costarle la vida. Pero recuerda que, de la misma manera que tú tendrás que estirar las piernas e ir al baño de vez en cuando, tu mascota tendrá que hacerlo también para evitar la fatiga y accidentes inoportunos dentro del carro.

Antes de emprender el camino, no le des comida para evitar mareos y vómitos, y consulta con su veterinario si puedes administrarle un sedante en caso de que se intranquilice demasiado. En ningún momento permitas que saque la cabeza por la ventanilla mientras el auto esté en movimiento.

Si tienes un perro grande, colócalo en el asiento opuesto al del conductor, atado para que no se golpee si tienes que frenar bruscamente, y si se trata de un gato o de un perro pequeño, puede viajar dentro de una bolsa especial para animales.

Lo más importante es que lo planees todo con tiempo para que viajar con tu mascota resulte una experiencia placentera tanto para ti como para ella.