Criando a los hijos: errores y soluciones

Ninguno de nosotros nacemos sabiendo ser padre o madre, lo que expresamos cuando "llega el momento"…
Criando a los hijos: errores y soluciones
Foto: Flickr by moodboardphotography

Ninguno de nosotros nacemos sabiendo ser padre o madre, lo que expresamos cuando “llega el momento” es una mezcla entre lo que de niños observamos de nuestros padres o figuras de autoridad y lo que ahora, como adultos, hemos asimilado como lo más correcto. Criando a los hijos descubrimos, junto a ellos, nuevas formas de crecer. Educarlos engloba todas las áreas posibles, donde el expresar amor y enseñar autoestima involucra gran relevancia en el futuro psicológico de toda persona.

Cada familia es única, además las situaciones que pueden presentarse son infinitas, por tanto en la tarea de ser padres es entendible equivocarse. Lo importante es estar dispuestos a aprender y adaptar tu estilo de crianza. Y así guiar bien a los hijos por un camino de verdadero bien, enfatizando el amor y la responsabilidad de las acciones propias.

Errores comunes criando a los hijos y sus soluciones:

–Castigar. El niño no va a aprender la importancia de un comportamiento si se siente asustado o confuso por la rabia o el miedo. Muéstrale el error de su comportamiento a través de la empatía y las consecuencias de sus actos. Es vital hacer esto sin minar su autoestima (sentirse incapaz o inferior), precisamente debe reconocerse capaz para llevar a cabo un cambio en su comportamiento. Crea adultos sanos expresando firmeza amorosa, sin jamás acudir a golpes ni malas palabras.

–Exigir demasiado. Crea metas basadas en la edad del niño, forma de ser y desafíos específicos por los que pasa mientras aprende. Concéntrate en una cosa, reconoce con énfasis lo positivo cuando la realice exitosamente o estimula con amor el “volver a empezar”. Critica el comportamiento y no al niño. No los compares con nadie, no mines su autoestima haciéndole sentir incapaz y no le generes culpa.

–Disciplinar con incoherencia. No puedes pedirle a tu hijo que no fume si tú fumas, no puedes pedirle que no hable mal de la gente si tú lo haces, no puedes pedirle respeto si tú no lo respetas. Nada habla y enseña mejor que el ejemplo. Procura que tu comportamiento sea coherente con lo que le exiges a tus hijos. Ayúdalos con tu ejemplo a que elijan comportamientos correctos y un sistema de tipo “pérdida de privilegios” si se elije lo dañino.

–Sobreproteger. Es importante proteger a los hijos a través de la guía, de implementar reglas a cumplir y de la observancia atenta. Pero traspasar a los hijos tus miedos a través de la sobreprotección o “petrificación de sus acciones”, crea adultos incapaces de solucionar problemas y temerosos a los cambios. Observa en silencio a tus hijos pero dejando que exploren el mundo ellos mismos. Guíalos mientras aprenden a valerse por sí mismos.

–No respetarlos. Adaptándose a su edad e individualidad es vital dejarles margen de acción y decisión en diversas cosas. Acostúmbrate a tomar en cuenta la opinión de tus hijos en sus asuntos, haz que se sientan escuchados (míralos a los ojos, toma su mano). Tus hijos son seres pensantes, con emociones y criterio, tienen derecho a que respetes sus sentimientos y a mantener cierta privacidad independientemente de su edad.

Importantes acciones a realizar criando a los hijos:

-Demuestra siempre que tu amor es incondicional

-Enseña y estimula constantemente su autoestima

-Dedícales tiempo de calidad

-Haz que se sientan amados y seguros

-Sé cariñoso (abrazos, besos, buenas palabras)

-Destaca sus aciertos tanto como le exiges cosas