Egipto busca nuevos tratos

Palestina gestiona el desbloqueo de la zona y alivio de otras restricciones
Egipto busca nuevos tratos

JERUSALÉN, Israel.— Israel y los combatientes palestinos de la Franja de Gaza iniciaron ayer conversaciones indirectas en El Cairo para consolidar un cese el fuego luego de los peores choques entre ambas partes de los últimos cuatro años.

Las conversaciones, con la mediación de Egipto, son las primeras desde que El Cairo patrocinó una tregua la semana pasada que puso fin a ocho días de combates intensos. Israel lanzó unos 1,500 ataques aéreos en la Franja de Gaza y los milicianos de los grupos extremistas Hamas y el más pequeño movimiento Yihad Islámico dispararon una cifra similar de cohetes hacia ciudades israelíes.

Más de 160 palestinos resultaron muertos, entre ellos decenas de civiles. Los ataques palestinos mataron a seis israelíes, entre ellos cuatro civiles y dos soldados.

Ahora que la lucha se interrumpió, Egipto gestionará con ambas partes para aplicar la segunda fase del acuerdo: negociar nuevos acuerdos transfronterizos para la empobrecida franja costera palestina.

Las negociaciones no serán sencillas. Los milicianos quieren que Israel retire lo que queda de su bloqueo de Gaza, impuesto hace cinco años después de que Hamás tomó el control del territorio de su rival, el presidente palestino Mahmud Abbas, respaldado por Occidente.

Aunque Israel ha aliviado el bloqueo en los últimos años, persisten las restricciones clave, que limitan las exportaciones de la Franja de Gaza y la entrada de materiales de construcción, que se necesitan urgentemente en el territorio.

Los palestinos esperan que el nuevo gobierno islamista de Egipto alivie sus propias restricciones a la circulación hacia y desde el territorio vecino. Egipto sigue limitando el paso a pie por el cruce fronterizo de Rafa. Los milicianos también quieren convertir la terminal de Rafa en un cruce importante de carga.

A cambio, Israel quiere que se acabe el contrabando de armas a Gaza.Los contrabandistas han ingresado armas de fabricación iraní a la Franja de Gaza a través de una ruta tortuosa que termina con túneles subterráneos en la frontera con Egipto.