El impacto de la tiroides en la salud de la mujer

Si te sientes fatigada, con un cansancio que no está relacionado con la actividad física; si te ves…
El impacto de la tiroides en la salud de la mujer
Foto: Wikimedia commons

Si te sientes fatigada, con un cansancio que no está relacionado con la actividad física; si te ves hinchada y estás reteniendo líquido; si estás aumentando de peso sin razón, pierdes el cabello más allá de lo normal, estás constantemente fría y deprimida, es el momento de visitar al endocrinólogo, el especialista que debe determinar los niveles de hormonas estimulantes de la tiroides (TSH). Esta es una glándula situada en el cuello sobre la tráquea; está encargada de producir tiroxina y triyodotironina, hormonas que regulan el metabolismo o gasto energético diario, y de sintetizar la calcitocina que regula y mantiene los niveles de calcio en el cuerpo. En los niños afecta de manera directa el crecimiento. El yodo es el componente esencial de la tiroxina, si hay deficiencia de éste en el organismo se produce el hipotiroidismo y si sus niveles son muy altos, se está hablando de un hipertiroidismo, los dos desórdenes más asociados con la tiroides.

En la actualidad, gracias a que se consume la sal yodada, se puede considerar que en la alimentación se está ingiriendo la cantidad necesaria de yodo para que la glándula funcione normalmente; sin embargo, puede existir una carencia determinada por condiciones genéticas que está inhibiendo su comportamiento normal. Es por eso que debes estar al tanto de la sintomatología que caracteriza este cuadro clínico. Los estudios de endocrinología señalan que hay un incremento de hipotiroidismo causado por el mal de la modernidad: el estrés; éste se manifiesta como un bloqueador de los niveles normales de tiroxina y suscita síntomas tales como el cansancio y la falta de motivación crónicos, la pérdida de apetito sexual, el sedentarismo y los estadios de depresión. Según los estudios, mientras el 40% de las mujeres se ve afectado, solo el 5% de los hombres lo padecen.

El hipotiroidismo debe ser controlado tan pronto como se identifique; en las adolescentes por lo general produce períodos irregulares o la carencia de ellos y la entrada a la pubertad se establece de manera muy temprana o muy tardía; para la mujer gestante, es un factor determinante ya que la madre que no produce la cantidad suficiente de tiroxina causa en el feto el cretinismo, un retraso físico y mental irreversible. Algunas veces, tanto la mujer hipotiroidea como la hipertiroidea pueden tener problemas para quedar embarazadas por la forma como se ve afectada la ovulación. Estos desórdenes pueden producir síntomas de la menopausia antes de los 40 años; es entonces cuando el médico debe determinar si los calores, la carencia de menstruación, el insomnio y el mal humor son un problema tiroideo. Cuando hay una secreción excesiva de TSH se produce el bocio, como se denomina al aumento en el tamaño de la tiroides.

Si no padeces ninguna deficiencia tiroidea, come alimentos con alto contenido de yodo, como el salmón, el bacalao y los mariscos; haz ensaladas con champiñones, espinaca o espárragos, además, nunca dejes de consumir la sal yodada. A su vez, haz ejercicios como el yoga que ayuda a estimular la glándula tiroides y aumenta la absorción de los tejidos en el cuerpo de las hormonas involucradas. En lo posible, evita el estrés que es igual a aprender a manejarlo con técnicas de relajación, lecturas de autoayuda y aprendiendo a comunicarte con los demás y a amarte a ti misma.