El pozole: una delicia que no puede faltar en ninguna época del año

El pozole no es una simple delicia culinaria; representa una tradición milenaria que data desde la época…
El pozole: una delicia que no puede faltar en ninguna época del año
Foto: Wikimedia Commons by Thelmadatter

El pozole no es una simple delicia culinaria; representa una tradición milenaria que data desde la época de los aztecas aunque sus orígenes no suenan nada deliciosos: de acuerdo a los estudios realizados por un grupo de antropólogos de la Universidad Nacional Autónoma de México, en épocas prehispánicas ya se consumía este platillo pero, ¡elaborado con carne humana! De acuerdo a las creencias aztecas debía degustarse sólo en ocasiones muy especiales para rendir tributo a sus dioses.

Por fortuna las épocas y costumbres han cambiado y ahora se prepara con deliciosa carne de puerco, o bien con pollo para quienes prefieran la carne blanca. Su característico sabor y los ingredientes que lo acompañan lo convierten en la comida perfecta para toda ocasión. En México y las ciudades hispanas de los Estados Unidos es especialmente apreciado e incluso los comensales de habla inglesa pueden dar cuenta de su picante y exquisito sabor.

El pozole tradicional lleva los siguientes ingredientes: ajo, un kilo y medio de carne de puerco, un kilo de maíz blanco en granos, 3 limones perfectamente rebanados, 3 piezas de chile California, sal al gusto, un cucharada y media de orégano (no puede faltar) y cilantro al gusto (este ingrediente es opcional). El maíz, los chiles y la carne tienen que cocerse por separado para luego agregar todo en una olla de suficiente tamaño con 3-4 litros de agua; se agregan el ajo, el limón y chile perfectamente picado dejándolo cocer hasta que la carne esté blanda. Finalmente se sirve en platos de cerámica para conservar el sabor, añadiendo sal, lechuga, orégano y rábanos bien picados. El sabor del resultado final es verdaderamente incomparable y puedes servirlo con tortillas o tostadas y utilizando deliciosos trozos de aguacate como guarnición.

Si quieres variar la receta anterior puedes prepararla utilizando carne de pollo o de res, o bien cocinar un pozole con las tres carnes. Para ello necesitarás medio kilo de cada una de ellas: pechugas de pollo, cerdo y lomo de res serán ideales para la versión mixta, cociendo durante 40 minutos cada una de ellas separadamente.

Existen otras variedades de pozole tal como el verde, el cual se prepara con tomatillo; o el rojo el cual requiere medio kilo de chile guajillo. Sea cual sea el que elijas preparar toma en cuenta que el platillo no es para estómagos delicados, así que es importante ser moderado. Cocínalo en cualquier época del año y tu familia quedará en verdad encantada.