Recetas para que tus niños coman verduras

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad infantil es uno de los problemas de salud…
Recetas para que tus niños coman verduras
Foto: Flickr

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Si en la infancia se tiene sobrepeso es probable que sea igual en la adultez y que se desarrollen tempranamente enfermedades no transmisibles como la diabetes o las vinculadas al corazón. Haciendo que tus niños coman más frutas y verduras estarás previniendo que en un futuro tengan graves problemas de salud. ¿Odian las verduras? No te rindas, siempre hay maneras de lograr que -poco a poco- vayan incluyendo más vegetales a su alimentación. Te ayudamos con tres recetas: una salsa de tomate casera que camufla muchas verduras en un buen plato de pastas; unas ricas y apetecibles croquetas de espinaca y una sopa ideal para las noches de invierno.

Salsa de tomate casera

Sofríe en una sartén una cebolla, una zanahoria, un pimiento y dos patatas hasta que tomen color. Añade luego una calabaza cortada en rodajas finas. Después de unos minutos, agregarás a esta mezcla dos kilos de tomates pelados y picados (preferentemente maduros), orégano, una pizca de azúcar -otra de sal- y un chorrito de vinagre. Cocina hasta que el tomate haya largado todo su jugo y pásalo luego por el pasapuré.
Si tienes otras verduras en tu nevera puedes colocarlas también en la salsa: las berenjenas y los morrones le dan un delicioso sabor.

Croquetitas de espinaca

Se pueden comer con la mano, cosa que a los chicos les encanta y, si bien son fritas, llevan dentro ingredientes súper nutritivos y es una manera de que empiecen a comerlos. Para realizar estas croquetas debemos comenzar dorando en una sartén una cebolla y un ajo picados. Al mismo tiempo tenemos que hervir unos minutos la espinaca y, cuando esté lista, la escurrimos y la colocamos en la sartén junto a la cebolla y el ajo. Sumamos a la mezcla -mientras vamos revolviendo- seis cucharadas de harina y unos 350 ml de leche. Sazonamos con sal, pimienta y nuez moscada a gusto. Cuando todos los ingredientes comienzan a unirse en una masa que empieza como a endurecerse se retira del fuego y se deja enfriar. Finalmente, se hacen las bolitas -podemos decirle a los chicos que lo hagan-; las rebozamos con huevo y pan rallado y freímos. Verás como con estas croquetas lograrás que tus niños coman tanta espinaca como Popeye.

Sopa de verdura con fideos

La clave de esta receta está en jugar con los fideos: pregúntales a tus hijos de que prefieren; ¿De letras?, ¿de colores?, ¿de estrellitas? Una vez que ellos deciden, estás liberada de colocar en la sopa los vegetales que quieras. Para empezar, dora en una sartén una cebolla y luego añade medio litro de caldo de verduras. Tras no más de cinco minutos, coloca zanahoria, papa, tomate, puerro, y cualquier otra verdura que quieras y cocina a fuego lento. Luego le añades más agua, un chorrito de aceite de oliva y sal y -cuando entre en hervor- le colocas los fideítos que tus niños eligieron. Mmm… ¿No es una receta más que tentadora para estas noches de frío?

Una dieta malsana puede generarle a nuestros niños problemas de salud que tienden a incrementarse con el correr de los años; promovamos desde casa el consumo de alimentos base de una alimentación sana.