Buscan giro en migración

Republicanos insisten en que el debate no debe centrarse en una reforma integral

Guía de Regalos

Buscan giro en migración

WASHINGTON, D.C.— Hay un cambio, de eso no hay duda. El mensaje republicano en inmigración ha comenzado su giro en el Congreso. Ayer, dos senadores presentaron un nuevo proyecto de ley para los ‘dreamers’. Aunque sus posibilidades de éxito son bajas, es la primera señal concreta de la coalición, tras las elecciones.

“Los republicanos han trabajado en este tema”. Ese pareció ser el subtexto entregado por Kay Bailey Hutchinson (R-TX) y Jon Kyl (R-AZ), dos legisladores del GOP que se retiran cuando termine el periodo legislativo 2012.

Aunque ambos han estado involucrados en temas migratorios, por años, cuando se les preguntaba por el asunto en 2011 y antes de las elecciones, la respuesta era el silencio. Ahora, los comentarios sobran.”Hemos trabajado por más de un año en este proyecto de ley. Yo estuve en las discusiones del plan Kennedy- McCain y lo que saqué de esa experiencia, es que una reforma integral, no es la mejor manera de tratar este tema”, aseguró Hutchinson. “Cada vez que se resolvía un punto, otro se ponía en cuestión”.

Consultado por La Opinión, Kyl reconoció que el nuevo proyecto de ley, llamado “Achieve Act”, tiene pocas posibilidades de avanzar, en el corto plazo.

“Teóricamente esto podría debatirse en lo que queda de este año, pero lo dudo. Hay prioridades que demandan nuestra atención como el abismo fiscal. La presentación del proyecto no implica que logremos algo ahora. Pero es una manera de comenzar la conversación de una manera calmada y razonable”, comentó.”Por otro lado, puede ser que el presidente y otros, quieran poner sobre la mesa una reforma migratoria. Pero de una forma u otra, enfocarse en temas de menor envergadura es una buena forma de entender el asunto y avanzar con el tiempo”, dijo.

Achieve Act es una especie de “Proyecto de Ley del Sueño”, pero con una gran diferencia, no les da un paso a la ciudadanía expedito a los jóvenes, sino que les entrega acceso a una visa provisional, tras la cual puede aplicar a una residencia legal y a la ciudadanía, en el marco del sistema actual.

Dentro de los requisitos está haber ingresado al país antes de los 14 años, haber vivido en Estados Unidos, por lo menos cinco años y ser menor de 28 años o 32 años, en los casos de las personas que tengan un título universitario. Un gran ausente de la propuesta fue el senador Marco Rubio (R-FL), quien este año había insistido en su propia versión del Dream Act. El legislador ha sido claro, en que continuará los esfuerzos en su plan. Una división que muestra los desacuerdos propios del Partido Republicano en esta área, incluso entre quienes están más abiertos a trabajar en este tema.