Chárter concursa por fondos federales

Solamente Animo Leadership Charter High School logra avanzar como finalista

Guía de Regalos

Chárter concursa por fondos federales

La escuela Animo Leadership Charter High School de Inglewood fue clasificada ayer por el Departamento de Educación de Estados Unidos como finalista para competir por 30 millones de dólares en la competencia de fondos federales Race to the Top.

La comunidad de Green Dot Public Schools —organización de 18 escuelas chárters en Los Ángeles a la que pertenece Animo Leadership— recibió con gran alegría la noticia y espera poder ser elegida a fines de diciembre como ganadora de dichos fondos.

Animo Leadership es la escuela que mejor representa el modelo educativo que se imparte en las Green Dot Public Schools, ya que fue establecida hace 12 años logrando alcanzar un índice de progreso académico (API) de 806 puntos. Pero serán todas las escuelas de Green Dot con sus 10 mil estudiantes las que se beneficien.

Julio Murcia, director de la preparatoria, destacó la personalización de su plan como uno de los aspectos que logró que fueran seleccionados como finalistas. “Nuestra forma de personalizar el aprendizaje académico para asegurarnos de que nuestros estudiantes estén listos para la universidad y para la vida”, dijo.

La escuela cuenta con más de 600 estudiantes, 98% de ellos latinos. De ellos el 100% se gradúa y todos son admitidos al colegio, aseguró Murcia. “Planeamos seguir cerrando la brecha de aprendizaje de estudiantes afroamericanos y latinos y expandir sus oportunidades”, dijo Murcia. Destacó que no solo quieren que sus estudiantes sean aceptados en una universidad, sino que se gradúen de ella.

Green Dot Public Schools tendrá que competir con otros 60 finalistas. Pero el que nuevamente se quedó sin la oportunidad de competir en el sur de California es el Distrito Escolar Unificado de LA (LAUSD).

“Perdimos la oportunidad de beneficiar a nuestros estudiantes”, dijo John Deasy al enterarse de que LAUSD no fue seleccionado como finalista para la competencia, algo que no sorprendió a nadie ya que LAUSD sometió la solicitud sin uno de los requisitos básicos: la firma de colaboración del Sindicato de Maestros de Los Ángeles (UTLA).

El sindicato se negó a firmar la solicitud al considerar que implementar el plan era muy costoso. “No había garantía de que el dinero fuera a llegar a los salones de clase”, declaró el presidente de UTLA, Warren Fletcher.