Consejos para que no pierdas rápido los $550 millones del Powerball

Ganar mucho en la lotería conlleva riesgos

Guía de Regalos

Consejos para que no pierdas rápido los $550 millones del Powerball
Sandra Hayes se quedó con más de $6 millones.
Foto: AP

COLUMBIA, Misurí, EE.UU. – Millones de personas se quedarán con las ganas y uno o unos pocos concretarán el sueño de su vida cuando se sortee el premio de $550 millones de la lotería Powerball, el segundo más alto de la historia.

Esos superafortunados pensarán seguramente en casas, autos, vacaciones, regalos. Pero quienes ya han pasado por esa experiencia les aconsejan enfriar su entusiasmo y pensar con la cabeza fría.

Los ganadores de grandes pozos de loterías y los asesores financieros sugieren que los ganadores se atengan a un presupuesto, inviertan con prudencia, aprendan a decir que no y estén preparados para perder amigos mientras experimentan vaivenes intensos de alegría, ansiedad, culpa y suspicacia.

“Tuve que adaptarme a esta nueva vida”, confesó Sandra Hayes, de 52 años, extrabajadora social que dividió un pozo de $224 millones con una docena de compañeros de trabajo en el 2006 y que después de pagar los impuestos se quedó con más de $6 millones. “Tuve que soportar la codicia y la necesidad de la gente que trataba de que les diera dinero. Eso me causó mucha angustia. Es gente a la que uno ama y que de pronto se convierten en vampiros tratando de chuparte la sangre”.

La madre soltera siguió trabajando para el estado de Misurí durante otro mes e inmediatamente usó sus ganancias para pagar $100,000 en préstamos estudiantiles y una hipoteca de $70,000. Pasó un mes en Hawai y se compró un nuevo Lexus. Pero seis años después todavía compra en tiendas con descuento y vive con un ingreso fijo, aunque superior a los menos de $500 semanales que le dejaba su empleo.

“Conozco mucha gente que ganó la lotería y hoy está en quiebra”, afirmó. “Si uno no es disciplinado se cae. No importa cuánto dinero tenga”.

Hispanos de NYC tienen esperanzas

Las agencias de lotería se complacen en mostrar a los flamantes ganadores con enormes cheques en la mano en chispeantes conferencias de prensa. Pero abundan los ganadores de grandes pozos que terminan en la ruina, la desesperación o ambas cosas.

Está el caso de un ganador por partida doble de Nueva Jersey que despilfarró su fortuna de $5.4 millones. Un residente de Virginia Occidental que ganó $315 millones hace una década, para Navidad, culpó al premio y sus consecuencias de una sobredosis de droga que mató a su hija, su divorcio, cientos de demandas y la falta de verdaderos amigos.

El Fondo Nacional para la Educación Financiera advierte que quienes reciben mucho dinero de golpe “ya sea por la lotería, acuerdo de divorcio, cobro de acciones o herencia” planeen sus futuras necesidades sicológicas a la vez que sus estrategias financieras. La organización sin fin de lucro, con sede en Denver, calcula que hasta el 70% de la gente en esa situación pierde su dinero en unos cuantos años.

“Ser capaz de manejar tus emociones antes de hacer algo por impulso es uno de los principales recaudos”, advirtió el vocero del fondo Paul Golden. “Si nunca has tenido antes la comodidad de una seguridad financiera, si vivías de un sueldo en el siguiente, si nunca manejaste fondos antes, puede resultar confuso. Prevalece esta falsa preocupación de que, no importa lo que hagas, nunca vas a volver a preocuparte por el dinero”.