Descansará en NY

Los restos de Camacho serán sepultados el sábado

Guía de Regalos

Descansará en NY

Parece que el “Macho Time” será un espectáculo hasta su última morada en La Ciudad de los Rascacielos.

Ocho días después de recibir un balazo que le costó la vida, finalmente los restos mortales de Héctor “Macho” Camacho llegan a Nueva York tras un par de emotivos y acalorados días de velatorio público en la Isla.

Las honras fúnebres locales terminaron el martes con una misa de recordación que casi termina como el “rosario de la aurora” al producirse una escaramuza que involucró al excampeón Wilfredo Vázquez, padre, al finalizar el acto en la capilla habilitada en la cancha Nilmarie Santini en la sede central del Departamento de Recreación y Deportes (DRD) en Santurce.

“Mi hijo se me fue, mi hijo está en el corazón”, declaró a llanto vivo la madre de Camacho, doña María Matías, al terminar el servicio religioso oficiado por el Padre Luis Adorno, de la diócesis de Caguas, y solemnente amenizado por el joven violinista Alejandro Manuel.

“Me lo mataron. No fue muerte natural, pero eso se lo dejo al que está allá arriba… mi hijo se va amando a Puerto Rico. No puedo más”, concluyó la desconsolada progenitora.

Camacho, tetracampeón mundial de boxeo en tres categorías de organismos reconocidos, fue diagnosticado oficialmente con muerte cerebral el pasado jueves, dos días después de recibir un balazo mortal en Bayamón.

En medio de serias discrepancias familiares sobre el manejo del moribundo cuerpo, el “Macho” finalmente fue desconectado de las máquinas de respiración artificial en la madrugada del sábado tras sufrir un segundo paro cardiaco en el Centro Médico en Río Piedras.

También se produjeron marcadas diferencias sobre el destino final del cadáver de Camacho. Su hijo mayor y también boxeador, Héctor “Machito” Camacho, deseaba que fuera enterrado en Bayamón, municipio natal de su padre, pero Doña María insistió que el lecho mortal fuera en Nueva York.

El proceso, asimismo, reveló las agudas diferencias entre los padres de Camacho, quienes ya llevan 4 decadas se parados, aunado a a esto, salen a la luz las andanzas románticas del destacado exmonarca, que provocaron hace dos días una refriega entre una joven de Cataño, Cynthia Castillo, y féminas de la familia del boxeador.

Para completar, una vez terminada la misa y mientras comenzaban a desalojar la cancha, se produjo un tumulto frente al ataúd cuando un allegado a Camacho, que se identificó como Jorge Lozada, alegadamente trató de abrir paso con un empujón a la esposa de Vázquez, padre, Alice Lozada, quien intentaba acercarse para darle un saludo a doña María.

Luego de ser separados por varias personas, Vázquez, padre, dijo que “cuando vi que estaba empujando a mi señora, tuve que meterme a defenderla. Ese tipo es un charlatán”.

Lozada (Jorge), quien lució extremadamente activo y vociferante desde el martes, aseguró que “todo está tranquilo. Ese tipo (Vázquez) es mi pana”.

Poco después y al sonido de los acordes de la música de Héctor Lavoe, finalmente el féretro de Camacho fue depositado en el coche fúnebre que lo transportaría escoltado por motoristas del Municipio de Bayamón directo al Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín de Isla Verde, donde permaneció unas horas a la espera de ser transportado a La Gran Manzana, ayer.

Una vez en Nueva York, Camacho estuvo expuesto unas horas en la Iglesia Santa Cecilia de Manhattan.

Héctor Camacho será sepultado este sábado en el cementerio St. Raymond’s en el condado del Bronx. El velatorio neoyorquino será hoy y mañana en Elcock Funeral Home de Richmond Hills.

Camacho fue baleado junto a un amigo de la infancia, Alberto Mojica Moreno, quien falleció en el acto.