El cabello teñido: cómo cuidarlo para que luzca hidratado y sedoso

El cabello teñido, ya sea para ocultar las canas, para cambiar de apariencia o simplemente estar a la…

Guía de Regalos

El cabello teñido: cómo cuidarlo para que luzca hidratado y sedoso
Foto: Flickr.com

El cabello teñido, ya sea para ocultar las canas, para cambiar de apariencia o simplemente estar a la moda, es muy propenso a resecarse y perder vitalidad, pero esto se puede evitar si se toman las medidas necesarias aún antes de haberlo tratado con una decoloración o un tinte.

Existen varias formas de cambiar el color del cabello: por coloración permanente, a través de un tinte que contenga agua oxigenada y amoníaco; semipermanente, por medio de un tinte sin contenido de amoníaco, y no permanente, mediante productos elaborados con ingredientes vegetales que dejan reflejos en el pelo. Con la primera forma se obtiene un cambio total del color que no desaparece con el lavado, con la segunda se consigue un aclarado que va desapareciendo con la aplicación de champús; y la coloración no permanente desaparece al cabo de unos cuantos lavados.

Lógicamente, cuantos más productos químicos se apliquen en el cabello, más agresión sufrirá éste, con el consiguiente daño reflejado en las puntas partidas, fragilidad y textura reseca.

Los expertos aconsejan no usar tratamientos de cremas o aceites desde la semana previa al tinte, para evitar reacciones alérgicas, así como comenzar a usar productos diseñados específicamente para cabellos teñidos desde el mismo momento en que se comienzan a teñir.

Se debe insistir en la hidratación, recortar las puntas periódicamente, proteger el cabello de los rayos solares para evitar que se reseque y se dañe el color, así como usar champú y acondicionador especiales para cabello teñido. Además, se debe alargar la frecuencia de los lavados, porque el exceso de champú hace que se aclare el color antes de tiempo.

Una vez que se haya aplicado el tinte por primera vez, se debe preparar el cabello para que se recupere de la agresión causada por la coloración antes de la siguiente aplicación. El champú para cabello teñido tiene ingredientes que sellan los poros, evitando que se desvanezca el color, y el acondicionador apropiado alisa la cutícula del pelo, dándole brillo.

Cada siete días se debe aplicar un tratamiento hidratante, y es aconsejable esperar seis semanas antes del próximo tinte. Si te tiñes con la finalidad de ocultar las canas, puedes retocarte la raíz solamente para que el resto del cabello no sufra la agresión de los agentes químicos contenidos en el tinte. Después del lavado, termina siempre aclarando el pelo con agua fría para cerrar la cutícula y dejarlo brilloso, y antes de usar el secador protégelo con una crema que lo aísle del calor. De esta manera podrás lucir una melena sana, sin puntas abiertas o quemadas, aunque la lleves teñida.