Emelec se juega a todo o nada…Barcelona espera

Guía de Regalos

QUITO/ANDES/EDLP — Deportivo Quito que no tiene opciones para revalidar el título, será hoy, el termómetro del equipo Emelec que aspira seguir con vida hasta el domingo donde se definirá el campeonato ecuatoriano.

Sí, los “eléctricos” derrotan esta noche al cuadro “chulla”, la obtención del título por parte de Barcelona, dependerá del cotejo dominical ante Olmedo de Riobamba en el estadio Monumental de Guayaquil.

Un empate le bastaría para alcanzar la decimocuarta corona nacional después de 14 años de ausencia.

Barcelona aseguró la punta, el pasado fin de semana, con una victoria de visitante frente a Macará por 2-0 en el estadio Bellavista de Ambato.

Mientras que Emelec hizo lo propio en el estadio Capwell de la ciudad de Guayaquil y alargó la espera.

Los aficionados del equipo “Idolo del Astillero” están seguros que el campeonato no se les escapará; por ello han salido masivamente en busca de las entradas para el domingo.

Hay diferentes expresiones de seguir y amar a una divisa, pero para este hincha Barcelona es su nombre y un sentimiento.

No necesita camiseta. En su pecho está tatuado –a colores- el sello de Barcelona. Una cicatriz marca su rostro y un tambor cuelga sobre su hombro. “Mi nombre es Barcelona”.

“Yo soy Barcelona”, dice el aficionado al salir del estadio. La alegría del triunfo de su equipo ante Macará de Ambato se opaca con la victoria de Emelec.

“El día viviré vistiendo la amarilla, de noche la oscura me acompañará”, corea mientras sube a uno de los buses que esperan afuera del estadio Bellavista de Ambato para emprender viaje de regreso a las diferentes ciudades.

Por una ventana enseña una bandera que señala que regresa a Calceta, provincia de Manabí.

“En todos los rincones de la patria, Barcelona es la inmensa mayoría”, grita, y motiva a sus acompañantes a entonar una de las barras del club.

“Ídolo, cómo te explico cuánto te amo yo”, corea el grupo de manabitas. Los buses parten. Los hinchas toman de nuevo su rumbo. La ciudad de Ambato regresa a la calma.

Barcelona, por diferencia de goles, se podrá dar el lujo en la última jornada de empatar ante el colista del torneo, Olmedo, para ganar el título que le ha sido esquivo desde el año 1997.