Empleados paralizan puerto por protesta

En la manifestación de ayer tres barcos quedaron estancados en el Puerto de Los Ángeles mientras que cientos de camiones no lograron entregar o recoger su carga

Guía de Regalos

Trabajadores de oficina del Puerto de Los Ángeles se declararon en huelga indefinida ayer paralizando al medidodía gran parte de la actividad de carga y descarga tras más de dos años de negociaciones contratactuales.

Esta huelga les cuesta a los contribuyentes porque los puertos son rentados por las ciudades a compañías privadas que mueven las cargas.

Ayer, según explicaron unas fuentes a La Opinión, tres barcos quedaron en el puerto mientras que cientos de camiones no lograron entregar o recoger su carga.

Entre ellos está Sergio V., un transportista independiente que debía entregar una carga de material de reciclaje que recogió en Fontana con destino a Asia y de regreso recoger una carga de muebles que debía llevar a la empresa Koster de Santa Fe Springs.

“Mis dos cargas quedaron pendientes”, afirmó Sergio, quien pidió que no se utilizara su apellido por temor a represalias por parte de los trabajadores portuarios.

La huelga afectó principalmente a las terminales APM y California United, según informó Phillip Sanfield, portavoz del Puerto de Los Ángeles, e incluyó a un número no determinado de trabajadores.

“Sabemos que ambas partes entienden la importancia crítica que tiene mantener el movimiento de la carga a través del complejo portuario de San Pedro y les pedimos que trabajen diligentemente para hallar una solución de satisfacción mutua”, dijo Sanfield.

Craig Merrilees, portavoz del Sindicato Internacional de Estibadores y Almacenistas, indicó que los trabajadores están preocupados respecto a la transparencia de la corporación cuando se trata de contrataciones externas.

Unos 800 trabajadores sindicalizados quieren lograr que su empleador pare de enviar el trabajo a contraristas independientes indicando que esto ha provocado la pérdida de 51 puestos de trabajo permanente en los últimos cinco años y unos 70 más podrían perderse próximamente.

La decisión de ir a la huelga en el Muelle 400 del Puerto de Los Ángeles se tomó luego de que las negociaciones entre Los Angeles/Long Beach Harbor Employers Association (HEA) y los trabajdores del sindicato Local 63 de la Unidad de Personal de Oficina (63-OCU) llegaran a un impasse.

“No se trata de salarios y beneficios, es por la pérdida de empleos y el futuro de los buenos empleos en Estados Unidos y en nuestra comunidad portuaria”, indicó John Fageaux, presidente de 63-OCU, a través de un comunicado.

“Llegamos a un punto en el que alguien tenía que pararse y marcar una línea en contra de la contratación se servicios en el exterior porque estas compañías terminarán llevándose todos los buenos empleos”, agregó.