Extesorera va para prisión

Kinde Durkee estafó a varios conocidos políticos democrátas

Guía de Regalos

Extesorera va para prisión

SACRAMENTO – Una ex tesorera de la campaña demócrata fue sentenciada el miércoles a más de ocho años en la prisión federal por estafar a clientes destacados como la senadora de EE. UU. Dianne Feinstein en un caso que, según expresó un juez, alteró el proceso electoral.

Kinde Durkee, descrita por los fiscales como la Bernie Madoff de los tesoreros de la campaña, fue sentenciada a un total de 97 meses y se le ordenó pagar 10.5 millones de dólares por concepto de restitución luego de declararse culpable en marzo de cinco cargos de fraude por correo.

Es improbable, sin embargo, que la mayor parte del dinero se pague algún día, debido a que Durkee cuenta con pocos bienes.

Durante la sentencia, la jueza Kimberly Mueller del Distrito Federal enfatizó la naturaleza atroz de los delitos de Durkee.

“Lo que hizo afectó los procesos políticos y electorales sobre los que se basa nuestra democracia”, señaló Mueller.

Vestida con pantalones negros y un suéter negro, Durkee, de 59 años, se disculpó en el tribunal con “aquellos que confiaron en mí y a quienes defraudé”.

“Me responsabilizo total y completamente por lo que hice”, indicó.

Feinstein señaló que perdió aproximadamente 4.5 millones de dólares en la estafa que también tuvo como víctimas a docenas de legisladores estatales y grupos políticos sin fines de lucro.

Los fiscales y el abogado de Durkee, Daniel Nixon, dijeron que llevó a cabo un juego de engaños desde su oficina de Burbank, transfiriendo millones de dólares entre cuentas bancarias de políticos, grupos de la comunidad, cuentas personales y cuentas de su negocio, Durkee & Associates.

“Si bien la cantidad de clientes aumentó, también aumentó la cantidad de clientes que no pagaron, y la Sra. Durkee se encontró con problemas para confrontar a sus clientes a la hora de cobrar los pagos”, según un informe.

Las autoridades indicaron que Durkee utilizó el dinero para pagar las hipotecas de su casa y su negocio, la atención de sus padres en un hogar de ancianos y para algunas compras personales.

La jueza señaló que nada sugería que Durkee tuviera un estilo de vida lujoso y solicitó que cumpliera sentencia en una prisión con servicios de salud mental para que pudiera recibir orientación.

Está programado que Durkee se entregue a los agentes federales el 2 de enero en Los Ángeles.

Nixon dijo en su informe que Durkee no era capaz de gestionar su negocio, en parte debido a su temor por el conflicto.

El informe también indicó que Durkee siempre fue conocida como una mujer amable y generosa, y que no llevaba un estilo de vida extravagante. El esposo de Durkee durante casi 30 años, John Forgy, ha estado desempleado durante más de 15 años.