Medicinas a la mano: Prepara tu botiquín

Es cierto que tener medicamentos en casa, en especial si tienes niños o si sufres de trastornos como…

Guía de Regalos

Medicinas a la mano: Prepara tu botiquín
Foto: wikicommons.org

Es cierto que tener medicamentos en casa, en especial si tienes niños o si sufres de trastornos como la depresión, siempre es algo arriesgado y desaconsejable. Pero la realidad es que hay algunas cosas que no pueden faltar en un hogar para una emergencia. Ten siempre medicinas a la mano de tipo básicas porque te sacaran de muchos apuros. Hazte con un buen botiquín al que puedas recurrir en casos donde no se requiera receta médica y te salvará de muchas situaciones difíciles.

Las recomendaciones de la OMS son muy claras y, en base a esto, debemos preparar nuestra pequeña despensa farmacéutica, donde sólo tengamos medicinas a la mano del tipo de venta libre, y por supuesto conservando sus cajas y envoltorios para poder siempre recurrir a sus instrucciones y advertencias en caso de intoxicación.

– Para el dolor de cabeza: siempre a mano aspirina o ibuprofeno

– Resfriados de nariz: aerosoles o seudoefedrina

– Piel irritada: cremas con hidrocortisona

– Tos: algún jarabe expectorante

– Diarrea: soluciones rehidratantes

– Vómitos: Antieméticos

– Cortes caseros: crema antibiótica.

Con este botiquín de medicinas a la mano tienes cubiertas las necesidades básicas de cualquier percance casero respecto a tu salud o la de tu familia, si bien es verdad que lo más recomendable, antes de tomar cualquier medicamento, es consultar con un doctor o farmacéutico. También hay que tener en cuenta que ese botiquín no es eterno, los medicamentos tienen una vida relativamente corta, vigila siempre las fechas de caducidad antes de usar cualquier producto, en caso de estar vencido, llévalo a tu farmacia para que procedan a su reciclaje.

Con los niños hay que tener un especial cuidado, intenta no administrarles medicamentos sin el consejo previo de un especialista.

Las medicinas que guardamos en nuestra casa deben permanecer siempre en sitios frescos y secos, por supuesto alejados de los menores de la casa. Si es posible hazte con un botiquín que tenga llave o algún sistema de cierre de seguridad frente a niños. Es aconsejable tener estas medicinas a la mano aunque no visibles, en algún lugar de la casa de acceso sólo para personas de cierta altura. Y por supuesto no olvides de completar tu botiquín con objetos de primeros auxilios, siempre tan útiles para accidentes domésticos o para prevención en general, en él mete un termómetro, tiritas, vendas, gasas, unas tijeras pequeñas…y te deseamos, como no, que lo tengas que usar cuanto menos mejor. Mujer prevenida, dicen, vale por dos.