Prometen mejorar las relaciones

La reunión entre Obama y Peña Nieto es vista como un formalismo

Guía de Regalos

Prometen mejorar las relaciones

WASHINGTON, D.C.— Con extrema cautela. Así manejó el presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, su gira en Washington, donde se reunió con el presidente Barack Obama.

A pesar de que lo prometió, el líder mexicano canceló a último momento su cita con la prensa en Washington al culminar su gira. Una señal de la extrema precaución con que se desenvolvió durante las 24 horas que permaneció en EEUU.

Con un libreto ensayado y preformado, Peña Nieto habló de estrechar la colaboración entre ambos países, avanzar el diálogo bilateral en temas de seguridad, inmigración y empleos, además de la trascendencia de la relación comercial.

Detrás de las palabras, 60,000 muertos, víctimas de la guerra contra el narcotráfico y la reciente disputa por el ingreso del tomate mexicano a suelo estadounidense, sólo por nombrar dos puntos controvertidos en la agenda.

Organizaciones como WOLA han destacado que desde 2008, Estados Unidos ha destinado casi 2,000 millones de dólares en seguridad para México, a través de la Iniciativa Mérida, a pesar de preocupaciones persistentes sobre corrupción e impunidad, en el vecino país.

“Peña Nieto necesita liderar los esfuerzos para crear instituciones que respeten efectivamente los derechos y en las cuales los mexicanos puedan confiar”, aseguró Maureen Meyer, analista de WOLA.

Pero de eso nada se habló, al menos no con la prensa. La mayoría de los expertos coincidió en que la visita de Peña Nieto tuvo un carácter protocolar, donde ambos líderes darían señales de amistad y entendimiento.

El mandatario estadounidense aseguró que “está confiado que tendrá una excelente relación personal y profesional con su contraparte mexicano”.

Obama destacó que México no es solamente un socio importante para Estados Unidos, sino también “un líder regional”.

El líder mexicano recalcó que esperaba dialogar con Obama sobre cómo incentivar la creación de empleo, así como las negociaciones del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP).

Respecto a una reforma migratoria, Peña Nieto le dijo al mandatario estadounidense que “apoya plenamente su propuesta”. “Más que demandar lo que usted debe o no debe hacer, le decimos que queremos contribuir. Realmente queremos participar con usted, ser parte de esto”, dijo el líder mexicano.

Peña Nieto y Obama sostuvieron un encuentro con sus respectivas comitivas, y luego tuvieron una reunión privada.

Durante la mañana, el presidente electo se reunió con la secretaria de seguridad nacional, Janet Napolitano y con líderes en la Cámara de Representantes. “Queremos mantener una conversión constante […] lograr una integración mayor de América del Norte, para tener una relación más competitiva que cree empleos para los ciudadanos de ambos países”, aseguró Peña Nieto en el Salón Rayburn del Capitolio.

Pelosi le dio la bienvenida. “Esperamos trabajar en áreas como seguridad en la frontera, combate al tráfico de drogas, energía, relaciones económicas y una reforma migratoria integral”, dijo.

En el encuentro participaron congresistas como Xavier Becerra, Henry Cuellar, Rubén Hinojosa y Silvestre Reyes.

Becerra aseguró a La Opinión al salir del encuentro que “fue un cuarto lleno de optimismo”.