Arte da honra a Juan Diego

La Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles prepara una exhibición dedicada al santo
Arte da honra a Juan Diego

El Santo Juan Diego llegará este fin de semana a la Catedral de Nuestra Señóra de Los Ángels a través de la exhibición de arte “Our Lady’s Messenger/El Mensajero de la Virgen”, una exposición de artistas angelinos en honor al santo de raíces indígenas.

“He tenido la bendición de organizar la exhibición Guadalupana desde 2002 y cada año le hacemos una rendición a la Virgen. Llegó la hora de homenajear al primer santo indígena de América”, expresó el artista Lalo García, quien diseñó y construyó el santuario de la Virgen de la catedral.

García es uno de los artistas que con sus obras hacen homenaje al santo de Tepeyac y quien seleccionó a los artistas de la exhibición. Su obra Bajo el cielo guadalupano representa el bautismo de Juan Diego a los 50 años. La obra de acrílico sobre lienzo presenta a tres padres franciscanos y a 12 personajes que llegan a bautizarse y que simbolizan a los 12 apóstoles.

El artista, quien dijo ser un apasionado de los temas guadalupanos, explicó que seleccionó a los artistas con base en la espiritualidad que transmiten sus obras, más allá de sus creencias religiosas. En cuanto a la razón de elegir a Juan Diego, García dijo que “Como inmigrantes, muchas veces nos humillan o nos cierran las puertas en las narices, como lo hicieron con Juan Diego. Por eso nos identificamos con su mensaje de humildad”. Agregó que la exhibición también es una oportunidad para que la gente se acerque a la capilla de la Virgen, localizada a un lado de la parte principal de la catedral.

La obra de Rick Ortega, otro de los artistas que se unen a la exhibición, se titula The Talking of the Eagle (“El hablar del águila”). “La titulé así porque el verdadero nombre de Juan Diego antes de bautizarse es Cuatlatoatzin, que significa ‘El águila que habla’”. La obra de Ortega contiene elementos de origen mexica y azteca y está dedicada a Jesús García, padre del artista, que falleció el sábado pasado. “Mis padres me enseñaron a trabajar duro y a sonreir… a mi ‘jefe’ le dedico la obra”, comentó.

La Virgen se le apareció a Juan Diego en Tepeyac, México, en Diciembre de 1531 y, según la tradición, dejó su imagen en el manto o tilma del humilde indígena.