La gestión de Calderón

La gestión de Calderón

El presidente Felipe Calderón asumió la presidencia de México con la esperanza de ser “el presidente del empleo”. Seis años después el balance de su gestión deja un resultado diferente los retos que se le presentaron, por lo que hizo, por lo que pudo hacer y por lo que no le dejaron hacer.

Basta recordar que al inicio de su gestión se hablaba de México como un estado fallido en donde la mafia del narcotráfico tenía el control de poblados y regiones del país. Los diferentes organismos policiales estaban penetrados por la corrupción de los cárteles y quienes no querían ser parte de ella estaban muertos.

La decisión de usar las Fuerzas Armadas en una guerra abierta al narcotráfico es una de las más controversiales, arriesgadas y valientes de su periodo. El número de muertos y desaparecidos es horriblemente alto, pero no era una opción no hacer nada, ni negociar con criminales.

En cuanto a la economía, a Calderón le tocó lidiar con una de las crisis económicas internacionales mas grandes desde la Gran Depresión. Logró buenos resultados macroeconómicos, un crecimiento en la balanza comercial, en el Producto Bruto Internos y atrajo inversiones. Hubo expansión de la clase media, pero la profunda pobreza en un amplio sector de la población muestra lo que quedo a deber.

El resultado de la elección presidencial mostró un alto grado de frustración con Calderón y principalmente con los 12 años de gobierno del Partido de Acción Nacional. La altas expectativas no se cumplieron, y así los mexicanos regresaron en julio pasado al Partido de la Revolución Institucional.

Sin lugar a duda la gestión de Calderón está marcada por la violencia de las mafias organizadas y por su combate a ellas. No obstante, deja una economía estable con bases para que que el próximo presidente pueda ser que sus beneficios llegue a más mexicanos.