Negociación migratoria

Legisladores demócratas esperan avanzar en las conversaciones con republicanos
Negociación  migratoria

WASHINGTON, D.C.— Estamos listos para negociar y el momento es ahora. Ese fue el mensaje que entregó ayer, el Caucus Hispano, a sus colegas republicanos en el Congreso, al presentar una declaración con los nueve principios de una reforma migratoria integral.

Una invitación al diálogo, en un tema que saben, costará sangre, sudor y lágrimas. Uno que ha fracasado en repetidas oportunidades, pero que ahora cuenta con la ventaja de los resultados en las elecciones y el impulso de un momento político propicio.”Podríamos haber presentado una legislación. Material tenemos, pero en el espíritu del trabajo bipartidista, que implica negociación, no creemos que eso se hubiera traducido en un buen comienzo”, dijo el senador Robert Menéndez (D-NJ). “Estamos actuando en buena fe”, agregó.

“Es tiempo de comenzar el baile. Las elecciones son un elemento muy útil. La democracia es un instrumento educacional”, comentó Luis Gutiérrez (D-IL). “Estos principios reflejan el consenso del Caucus Hispano y son por lo que lucharemos hasta el final”.

La declaración incluyó elementos como: el registro de los 11 millones de indocumentados con el gobierno, un chequeo de antecedentes, aprender inglés, pagar impuestos y acceso a la ciudadanía.

También se mencionó la protección de familias, manteniéndolas unidas, lo que incluye a parejas del mismo sexo; incluir los beneficios del proyecto de ley del sueño; atraer a mano de obra altamente calificada; proveer un sistema de verificación de empleo eficiente; balancear la demanda de empleo para la industria agrícola y continuar un control razonable de la frontera.

Menéndez aseguró que tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes, el liderazgo de ambos partidos está designando a los legisladores que serán claves en las negociaciones sobre una reforma integral.

Por el lado de la Cámara Alta, senadores republicanos como Lindsey Graham (R-SC), Mike Lee (R-UT), el senador recién elegido Jeff Flake de Arizona y posiblemente John McCain (R-AZ) se sentarían a la mesa, de acuerdo a lo indicado por diversas fuentes en el Capitolio.

Consultado por La Opinión, Menéndez aseguró que las conversaciones uno a uno ya han comenzado. Se espera que los encuentros grupales se inicien el próximo año.

En la Cámara Alta, la base para comenzar las negociaciones es el documento que el senador Charles Schumer (D-NY) y Graham presentaron en 2010, donde se delineó el marco de trabajo de una posible reforma migratoria. Ahí se especificó que las personas sin papeles debían reconocer que “violaron la ley” para obtener la ciudadanía. Varios grupos veían este punto como una criminalización de los indocumentados.