Rice enfrenta obstáculos

Surgen dudas de que reciba apoyo si es nombrada secretaria de Estado
Rice enfrenta obstáculos

WASHINGTON, D.C. — Una senadora republicana moderada, cuyo apoyo se considera vital para el posible nombramiento de Susan Rice como nueva secretaria de Estado, dijo ayer que no podía respaldarla sino hasta tener más respuestas a las dudas persistentes sobre el ataque mortífero del 11 de septiembre pasado contra el consulado en Libia.

La senadora Susan Collins consideró también que Rice, actual embajadora de Estados Unidos ante la ONU, debía explicar cuál fue su papel dentro del Departamento de Estado cuando se perpetraron los atentados dinamiteros contra la embajada estadounidense en Kenia.En un nuevo indicio de que se está erosionando el apoyo de los republicanos a Rice, Collins salió de una reunión a puerta cerrada de 90 minutos con la embajadora y expresó de inmediato nuevas críticas hacia la versión inicial que dio sobre el ataque al consulado en la ciudad libia de Bengasi. Collins preguntó también qué sabía Rice, subsecretaria de Estado para asuntos africanos durante el gobierno del presidente Bill Clinton, sobre las peticiones de que se reforzara la seguridad de la embajada en Nairobi antes de que ésta fuera destruida por un camión cargado de explosivos.

Cuando se le preguntó directamente cuál sería su voto si el presidente Barack Obama proponía a Rice para suceder a la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton, Collins respondió, “necesitaría contar con información adicional antes de apoyar su nominación”.

Obama, que ha defendido vigorosamente a Rice de las críticas esgrimidas por los republicanos, la calificó el ayer de “extraordinaria”. Rodeado de los miembros de su gabinete, incluida la propia Rice, Obama dijo que no podría estar más orgulloso del trabajo que ha desempeñado como representante de Estados Unidos ante la ONU.

El mandatario no ha nominado formalmente a un reemplazo para Hillary Rodham Clinton, quien ha manifestado sus intenciones de dejar el cargo pronto.Los comentarios de Collins, la republicana de mayor rango en la Comisión de Seguridad Interna, surgieron un día después de que otros tres senadores de su partido dijeron que bloquearían la nominación de Rice.