Toronto, la metrópoli del norte

Más allá de la CNN Tower, icono de Toronto, la metrópoli canadiense ofrece muchos rincones con gran encanto, así actividades, propuestas culturales y nocturnas con impronta canadiense.

Vista del Downtown de Toronto,  con la Torre CN emergiendo en su centro (abajo). Arriba izq., la Galería de Arte,  la mayor pinacoteca de la ciudad y arriba der.,  posibilidad de colgarse de la citada torre.
Vista del Downtown de Toronto, con la Torre CN emergiendo en su centro (abajo). Arriba izq., la Galería de Arte, la mayor pinacoteca de la ciudad y arriba der., posibilidad de colgarse de la citada torre.
Foto: Especial para La VibraÍGOR GALO

Ígor Galo Especial para La Vibra

Es la quinta ciudad más grande de Norteamérica y la mayor de Canadá.

Toronto, palabra india que significa lugar de encuentro, es una metrópoli con herencia pero con una personalidad creada por las oleadas de emigración.

El Chinatown de Toronto, ubicado cerca también de los barrios portugueses e italianos en la intersección de la calle Spadina y Dundas se ha convertido en una de la zonas preferidas por los visitantes y un buen punto para comenzar a visitar la ciudad.

Además de los excelentes restaurantes asiáticos con precio atractivos, también se encuentra en esta zona el pintoresco mercado de Kensington. En la calle del mismo nombre se han abierto muchas tiendas de antigüedades y ropa vintage y de segunda mano entre edificios de colores y grafittis, en una ambiente que recuerda el Camdem Town londinense.

También escasos metros se puede visitar la Art Gallery of Ontario, la mayor pinacoteca de la ciudad.

Muy diferente es el ambiente del Downtown, en torno a la calle Yonge, una de las principales de la ciudad y por cierto la calle más larga del mundo pues se extiende hasta 1896 kilómetros hacia el norte.

En ella se localiza ubica el centro comercial Eaton, el mayor de la ciudad, y la Yonge-Dudas Square, su centro neurálgico, una especie de Times Square a la canadiense. Zona de tiendas, de teatros y de aglomeración de gente es el lugar donde todo ocurre de la ciudad. En la parte norte de la misma se halla la zona gay de la ciudad, sobre la calle Church.

Entre los rascacielos de esta zona, y que caracterizan el downtown de Toronto, se encuentra también el Hall of Fame Hockey. Un museo dedicado al deporte nacional de Canadá. Una visita muy interesante para conocer el espíritu canadiense a través del deporte.

Pero las tiendas más exclusivas de Toronto no se encuentran en esta zona, sino en Yorkville sobre la calle Bloor. Este antiguo barrio hippie se ha ido reconvirtiendo en las última décadas en la “milla de oro” de Toronto con la presencia de las grandes firmas internacionales y restaurante refinados con terrazas y ambiente europeo.

También sobre la calle Bloor está el ROM (Royal Museum of Ontario), que alberga una amplia colección generalista con interesante piezas sobre la historia del Canadá, el Queen’s Park, donde se encuentra el edificio legislativo de la provincia de Ontario, y el Museo del Zapato (Bata Shoe Museum), el mayor del mundo en su género que con sus 10,000 pares de zapatos hará las delicias de los aficionados al calzado.

Más al sur, cerca del lago Ontario, se localiza el Distrito del entretenimiento de Toronto, con muchas salas de teatro y varias calles, como Queen o King, llenas de bares y restaurantes. Pero en este distrito es, sin duda, la CN Tower la visita obligada. Ofrece unas vistas impresionantes de toda la ciudad y gran parte del lago Ontario.

Para viajeros con más presupuesto hay otras dos opciones. El restaurante giratorio 360 grados situado en lo alto de la CN Tower con una de las mejores bodegas de vinos de la ciudad. La segunda es bastante diferente. Se trata de la actividad “Edge Walk” , o paseo al límite, que consiste nada en salir al exterior a una altura de 385 metros para sentir el viento y dejarse casi colgado al vacío con la única seguridad de un arnés (información: http://www.edgewalkcntower.ca).

La ciudad está preparada para el frío gracias a una especie de complejo subterráneo, llamado PATH, que une mediante galerías subterráneas cinco estaciones de metro, 50 edificios, 1200 tiendas y restaurantes y 5 hoteles.

El libro Guiness de los récords lo reconoce como el mayor complejo comercial subterráneo del mundo.

Adicionalmente, la vida cultural de la ciudad no para durante los meses fríos, con actuaciones de la Orquesta Sinfónica de Toronto, del Ballet Nacional de Canadá y de la Compañía de ópera de Canadá.