Santa Claus: ¿Cómo debemos tratar el tema con nuestros hijos?

La frase "Santa Claus no existe" suele retumbar en la cabeza de muchos padres a la hora en que nuestros…
Santa Claus: ¿Cómo debemos tratar el tema con nuestros hijos?
Foto: Morgue File

La frase “Santa Claus no existe” suele retumbar en la cabeza de muchos padres a la hora en que nuestros hijos escriben las cartas de Navidad, quieren enviarlas al Polo Norte, dejan las galletas y la leche cerca del árbol y esperan con ansias la llegada de ese personaje fantasioso que existe desde antaño y que la publicidad se encarga de endiosar cada diciembre.

De acuerdo a CNN, los niños a partir de los 8 años comienzan a cuestionarse sobre la existencia del hombre del traje rojo y la barba blanca. La mayoría de las veces se suelen enterar por lo que comentan otros niños sobre el tema, pero a veces no confiesan que ya conocen la verdad por temor a dejar de recibir regalos o por no quitarles la ilusión a los padres.

En realidad, llegada la edad adecuada muchos pequeños se preguntan si Santa existe y los adultos debemos estar preparados para responder las preguntas de una manera inteligente, sin sorprendernos, sin trabarnos. Es importante no decir cosas que los niños no puedan entender o incluso que los puedan traumatizar. Lo que ocurre es que- sin importar la edad del niño- la respuesta a esta pregunta debe ser verdadera pero con detalles según su capacidad de entendimiento. No debemos olvidar que muchos pequeños le tienen estima real a Papá Noel (como es conocido en Latinoamérica), por eso tratemos de no desilusionarlos, ni inventemos trágicas muertes para el personaje, sino expliquémosles las cosas de forma natural y con tino.

De acuerdo a The Learning Community, algunos niños se ponen tristes cuando se enteran. Sólo hay que consolarlos y dejar que poco a poco se olviden. No cometamos el error de decirles que Santa sí existe y tratar de que ellos sigan creyendo en algo que piensan como imposible. Tampoco tratemos de decirles que vimos el trineo volando, que Rudolph nos guiñó el ojo y demás cosas fantásticas. Cada niño es diferente y tiende a reaccionar de distinta manera ante estas aseveraciones de los padres.

Si ha llegado el momento de revelar la verdad por las preguntas de nuestros hijos, no olvidemos que Santa Claus es un personaje que se basa en San Nicolás, quien era un sacerdote turco que solía hacer regalos a los niños. Entonces podemos explicarles que sí existía y que ahora la gente lo recuerda con cariño y le rinden homenajes en todo el mundo por su bondad. Podemos explicar también el motivo por el cual se celebra la navidad. Si solemos armar un pesebre en casa, esto ayudará a que entiendan mejor que en muchas religiones celebramos la llegada del niño Jesús.

Finalmente, muchas veces tenemos niños de distintas edades en casa. Si nuestros pequeños aún creen en Santa Claus, entendamos que es una etapa de la niñez. Si tenemos hijos más grandes que ya no creen en Papá Noel, expliquemos el valor de la tolerancia y el respeto. Debemos decirles que ellos también fueron pequeños y que sus hermanos aún tienen esa ilusión y háganlos participar de los preparativos navideños para que se sientan parte de la fantasía, pero desde el lado organizador. La experiencia es diferente y entenderán que llegado el momento, sus hermanos también comprenderán que Santa Claus es un personaje fantasioso y que recibimos regalos por una tradición de saber compartir en familia y de celebrar la natividad.

?>