¡Al fin en casa!

A las 8:43 de la noche llegaron los hermanos Rivera con los restos de Jenni
¡Al fin en casa!
La diva de la Banda, Jenni Rivera.
Foto: Ciro Cesar / Archivo de La Opinión

Los restos de la cantante Jenni Rivera, quien falleció en un accidente aéreo el pasado domingo, llegaron en un avión privado al aeropuerto de Long Beach anoche a las 8:43 p.m.

Un gran despliegue de medios de comunicación y fanáticos de la ‘Diva de La Banda‘ se dieron cita en la terminal aérea de esa ciudad, el mismo que la cantante utilizaba con frecuencia al salir de gira.

Sus hermanos Lupillo, Juan y Gustavo Rivera, fueron los encargados de recibir los restos de parte de las autoridades forenses del estado de Nuevo León, donde ocurrió el accidente aéreo donde murió la cantante y sus acompañantes.

A pesar de que durante todo el día se especuló que los restos de Jenni Rivera habían sido incinerados, la misma familia se encargó de desmentir los rumores.

Pedro Rivera, su hermano, aclaró que no había cenizas de la cantante sino que se trataba de sus restos y que se les darí an sepultura, tal y como lo había pedido en una carta en la que dejó instrucciones.

En el documento que Jenni entregó a su hermana Rosi, aproximadamente hace un mes y medio, la cantante pedía que no fuera cremada y que su funeral se realizara de cuerpo presente, pero con el ataúd sellado, afirmó Rivera hijo. “Rosi quedó encargada de todo lo que Jenni dejó”, agregó.

La familia ha dicho que el funeral se realizará en Los Ángeles, donde nació la interprete, y calcula que se realizará después del martes, pues deben resolver varios asuntos.

Jenni, quien murió dramáticamente en la cúspide de su carrera tenía miles de seguidores que abarrotaban sus conciertos. Este año sus fans no dejaron vacio asiento alguno en el Anfiteatro del Gibson, en los Estudios Universal, y en los años anteriores, sus fans inundaron el Staples Center y el teatro Nokia.

Un portavoz del Estado de Nuevo León confirmó también que los restos de los acompañantes de la cantante , su publicista Arturo Rivera, el abogado Mario Macías Pacheco, y el copiloto de la avioneta ya fueron identificados y entregados a sus familiares.

En las escasas tres millas entre el aeropuerto de la ciudad y la casa de la familia, cientos de personas se agolparon en las calles con cámaras en mano para grabar el cortejo fúnebre que llevaba los restos de la artista.

El cortejo llegó hasta el “All Souls Cemetery“, en la ciudad de Long Beach, en un recorrido de alrededor de siete minutos desde la terminal aérea.

En una improvisada rueda de prensa afuera de la casa de la familia en Lakewood, Pedro Rivera Jr. dio las gracias a la gente que llegó durante todo el día a despedir a su hermana.

Mientras tanto, cientos de personas, principalmente mujeres, de todas las edades, cantaban unas emotivas mañanitas de despedida a Jenni y construyeron un enorme altar en el que se sacaban fotografías, bajo los ojos vigilantes de guardaespaldas que mantenían el orden en esta última etapa de la la Diva de La Banda.