Hermano de Rivera aclara no fue atentado

Pide que dejen de especular también sobre posible secuestro

Altar de flores  crece frente a su casa.
Altar de flores crece frente a su casa.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

El accidente en el que perdió la vida Jenni Rivera no fue producto de un atentado, dijo ayer su hermano Juan, quien también pidió dejar de especular sobre un presunto secuestro.

“Les hemos agradecido todas sus oraciones y sus muestras de solidaridad, sólo les pido que ya dejen de decir que murió mi hermana, ella sólo se graduó a una mejor vida”, sentenció.

Juan Rivera llegó en un avión privado al aeropuerto municipal de Long Beach con sus hermanos Lupillo y Gustavo, después de recoger los restos de Jenni.

“No estén de luto ni lloren, queremos celebrar la vida que Dios nos dio al lado de Jenni. Queremos celebrar todo el triunfo que tuvo”, puntualizó.

De igual forma, insistió: “Quiero llamar a que se acaben las especulaciones, en todo esto no hubo terceros, ni secuestros ni atentados, porque mi hermana no tenía enemigos”, dijo.

Juan indicó que la familia aún evalúa el día, el lugar y cómo van a ser los servicios funerarios en los que se le dará el último adiós a la llamada “Diva de la Banda”.

En las primeras horas de ayer, personal del cementerio All Souls (Todas las Almas), de Long Beach, acordonó un área para las personas que se han ido acercando al lugar donde pudieran ser depositados los restos de la artista nacida en esta ciudad.

Entre los primeros que llegaron este día figuraron los miembros de La Llegadora, con la que compartió presentaciones y quiso cumplirle su deseo plasmado en su canción “Cuando muere una dama”, en la que pide que en su despedida le toque una banda norteña con tololoche.

Aunque el tololoche no llegó, la agrupación le estuvo cantando desde la avenida Cherry, ante el enrejado del cementerio, sus temas favoritos.

“La estamos despidiendo como ella nos lo pidió, con su banda”, expresaron los integrantes del grupo musical.