Votan a pesar de la violencia

Secta de islamistas ultraconservadores atacaron sede de un partido liberal

EDITORES: REFORMULA y ACTUALIZA con ataque islamista a partido liberal en Giza y otros detalles. Con AP Fotos.

EL CAIRO, Egipto.— Un funcionario de seguridad de Egipto afirmó ayer sábado haber visto cuando cientos de islamistas de la secta más conservadora del país atacaron la sede de Al-Wafd, uno de los partidos liberales más antiguos en el país, el mismo día que millones de egipcios votaban en la primera jornada de un referéndum sobre un cuestionado proyecto de Constitución que ha dividido al país y ha provocado semanas de violencia y protestas callejeras.

Un funcionario de seguridad dijo que unos 400 islamistas seguidores de Hazem Salah Abu-Ismail, un abogado convertido en clérigo ultraconservador, rodearon el local partidario en la ciudad de Giza, adyacente a El Cairo, rompieron y destruyeron las puertas y ventanas. Otros testigos dijeron que los islamistas también arrojaron fuegos artificiales y bombas incendiarias Molotov.

El funcionario habló a condición de mantenerse anónimo porque no estaba autorizado para hacer declaraciones.

Al-Wafd es uno de los partidos que integra la coalición de oposición que protesta por las decisiones tomadas por el presidente islamista Mohammed Morsi, entre ellas, acelerar la redacción del proyecto de Constitución para someterlo a votación.

El referéndum culmina una lucha de casi dos años sobre la identidad posrevolucionaria de Egipto después del derrocamiento del régimen autoritario de Hosni Mubarak. Más de 26 millones de votantes estaban habilitados para votar el sábado en el sufragio, mientras que otros 25 millones votarían la próxima semana.

El voto se ha convertido en una disputa sobre si Egipto debería optar por un Estado religioso bajo el mando de la Hermandad Musulmana del presidente Mohamed Morsi y un grupo ultra conservador Salafi, o por uno que conserva el laicismo y tiene carácter islámico. Pero muchos egipcios dijeron que buscaban principalmente la estabilidad.

Muchos también temen que la Hermandad Musulmana e islamistas ultraconservadores aprovechen su actual dominio político para adoptar una carta que será casi imposible de enmendar.

De acuerdo con el documento, los artículos 217 y 218 señalan que el presidente y el Parlamento tienen el derecho de hacer una “petición” de “enmendar un artículo o más”. Luego el Parlamento debe discutir la petición en los siguientes 30 días. Se requiere del apoyo de dos tercios del Parlamento para aprobar la petición.

Después, el Legislativo tiene 60 días para terminar los artículos enmendados, y se necesita de un tercio del Parlamento para aprobar el documento final antes de colocarlo en referendo nacional.