Es Corinthians gran triunfador

Equipo brasileño supera al Chelsea en la finalísima del Mundial de Clubes

El capitán Alessandro sostiene el trofeo de campeones.
El capitán Alessandro sostiene el trofeo de campeones.
Foto: AP

YOKOHAMA, Japón.— El delantero peruano Paolo Guerrero anotó ayer al 69′ para darle al Corinthians la victoria por 1-0 sobre el Chelsea en la final del Mundial de Clubes.

En un encuentro en el que el equipo brasileño resistió el embate del Chelsea, Paulinho se coló al área y habilitó a Danilo, cuyo disparo fue desviado por un defensor antes de que Guerrero rematara para vencer al arquero Petr Cech.

“Soñé con ganar el título y hacer el gol”, afirmó Guerrero, de 28 años, quien llegó esta temporada procedente del Hamburgo, tras 10 años en Alemania, y que se paseó con una bandera de su país por el estadio, mientras abrazaba orgulloso el trofeo.

La apuesta del técnico de Corinthians, Tite, de poner en el centro del campo en el equipo de inicio a Jorge Henrique, en lugar de Douglas, buscando más velocidad y frenar a Eden Hazard, le dio resultado ya que el equipo brasileño sorprendió al campeón europeo con jugadas rápidas.

Aunque el Chelsea tuvo una gran ocasión en el 8′, con un remate del defensa Gary Cahill, que tras golpear en una pierna del portero Cassio Ramos, se paseó por la línea de gol, Corinthians tuvo más ocasiones en el primer tiempo.

Ese remate de Cahill podría haber dado lugar a la primera jugada dudosa cerca de la línea de gol, en torneo en que se está utilizando la tecnología por primera vez, pero el balón quedó a varios centímetros de la raya.

A partir de ahí, Corinthians, alentado por los 20 mil seguidores brasileños que viajaron a Japón, sorprendió con rápidos ataques al campeón europeo, que no sabía cómo frenar a su rival.

En el 29′, Emerson, el compañero de Guerrero en el ataque, se encontró en buena posición pero en lugar de avanzar decidió disparar y el remate pasó cerca del larguero.

El campeón sudamericano le estaba plantando cara al equipo europeo y al 35′, Guerrero disparó desviado cuando se encontraba en una situación buena para marcar, pero antes de que saliera el balón llegó Emerson y estrelló el balón en la parte posterior de uno de los postes.

El técnico del Chelsea, Rafa Benítez, que había dado entrada en el centro del campo a dos hombres importantes como el brasileño Ramires y Frank Lampard, recién salido de una lesión, con respecto al once inicial que ganó al Monterrey en semifinales, no encontraba la forma de parar la rapidez de su rival.

Igual que en el primer tiempo, Chelsea tuvo la primera ocasión en el segundo, cuando Juan Mata habilitó al belga Eden Hazard, pero Cassio tapó bien su portería cuando remató en belga (52′).

Pero Corinthians volvió pronto a tomar las riendas y tuvo una buena ocasión un disparo cruzado de Paulinho (64′) que se marchó fuera.

Fue el preludio del gol de Guerrero, que permite a Sudamérica lograr su cuarto título en 9 ediciones, después de cinco triunfos seguidos europeos.

En el descuento, el Chelsea anotó un gol con un cabezazo de Fernando Torres, anulado por fuera de juego, después de que en el 90′ el equipo inglés se quedara con 10 por una tarjeta roja directa a Gary Cahill.

El “Timao” iguala al Barcelona, que ganó en 2009 y 2011, en número de triunfos, logrando además el cuarto título brasileño tras los conseguidos por el propio Corinthians en 2000, Sao Paulo en 2005 e Inter de Porto Alegre en 2006.

El Chelsea profundiza su crisis en una temporada en la que perdió la Supercopa de Europa contra el Atlético de Madrid (4-1) y fue eliminado en la fase de grupos de la Liga de Campeones.

El portero del Corinthians, Cassio Ramos, fue declarado mejor jugador del torneo y ganador del Balón de Oro.

Cassio, que no recibió ningún gol en los 2 partidos disputados en el Mundial, con las victorias de su equipo por 1-0 ante los egipcios de Al Ahly en semifinales y contra Chelsea por el mismo resultado, quedó delante de David Luiz, del Chelsea, Balón de Plata.

Paolo Guerrero quedó en tercer lugar y ganó el Balón de Bronce.