Fibromialgia, ¿qué es y cómo se trata?

Según el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel, la fibromialgia…

Fibromialgia, ¿qué es y cómo se trata?
Foto: Andres Rueda - Flickr

Según el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel, la fibromialgia es una enfermedad que afecta a 5 millones de personas mayores de 18 años sólo en los Estados Unidos, lo que implica que se ha hecho una gran labor para diagnosticar a estos pacientes y poderles ofrecer una mejor calidad de vida.

Esta es una enfermedad que provoca muchos dolores en los músculos y en las articulaciones de las personas que la sufren y puede ir acompañada de otros trastornos como la fatiga crónica, falta de memoria o dificultad para concentrarse, rigidez cuando se levantan por la mañana, dolores de cabeza y dificultad para conciliar el sueño. Todos estos trastornos se pueden mejorar al tratar la fibromialgia, pero se debe conocer el grado en que el individuo padece la enfermedad, de manera que se le pueda dar el mejor tratamiento.

Las causas de este trastorno pueden ser varias y desconocidas, pero las más habituales son malestares y dolencias varias que la persona ya sufría con anterioridad, como pueden ser dolores de espalda y cabeza crónicos; lesiones varias y repetidas, como fracturas en una misma parte del cuerpo; padecer ciertas enfermedades, como pueden ser depresiones y fatiga crónica; y sufrir un trauma psicológico, como puede ser una accidente de vehículo o la pérdida de un ser amado, entre otros muchos más. Sin embargo, esta enfermedad también tiene un componente genético, lo que explica que personas que no han pasado por ninguna de las situaciones anteriores también puedan desarrollarla.

Las consecuencias de esta dolencia son muy grandes y, a menudo, no sólo afectan al individuo que las sufre, sino a quienes están a su alrededor, lo que explica el porqué de tantas personas despedidas de los trabajos o bien de los conflictos familiares. Un sujeto que tenga esta enfermedad tiene muchos cambios de humor que no puede controlar en ningún caso. Además, el dolor constante que se sufre hace que quienes lo padecen no puedan concentrarse en sus trabajos, cometan muchos errores y estén siempre de bastante mal humor. Por otro lado, los familiares de estos enfermos se encuentran con que muchas veces no los pueden ni tocar, pues el simple contacto duele mucho más de lo que cualquiera se pueda imaginar.

Ante la imposibilidad de los familiares de quienes están afectados por la fibromiagia de conocer exactamente cómo se siente la persona, muchos Institutos de Salud y del Dolor han iniciado sesiones de terapia en las que se enseña a la familia a vivir con este problema. Sin embargo, muchas veces, los síntomas se pueden reducir bastante con la toma de la medicación correspondiente, aunque siempre hay grados que son mucho más complejos de tratar que otros.

El diagnóstico de la fibromialgia suele hacerlo un médico especialista en artritis y dolores musculares; este médico se basará en la experiencia de la propia persona, así como su reacción a la presión sobre unos puntos en concreto de su cuerpo. Si el paciente muestra dolor en 13 de estos puntos, se puede diagnosticar la enfermedad, siempre y cuando otras evaluaciones descarten otras enfermedades o trastornos.

El tratamiento debe hacerse por un equipo de salud completo, pues el reumatólogo puede recetar ciertos medicamentos para el dolor y antidepresivos, pero se requiere de otros profesionales de la salud que ayuden con otras terapias.