La granada, fuente de salud y belleza

Considerada en Oriente un símbolo del amor y la fertilidad, la granada se caracteriza por tener una…
La granada, fuente de salud y belleza
Foto: Flickr- Galería de fotos de M. Martín Vicente

Considerada en Oriente un símbolo del amor y la fertilidad, la granada se caracteriza por tener una composición muy variada de nutrientes que aportan numerosos beneficios para la salud. Su jugo esconde un gran concentrado de antioxidantes, incluso más potente, según los expertos, que el del té verde o el vino.

Su época de consumo va desde principios de otoño hasta finales de enero. Dada su versatilidad para acompañar a platos tanto dulces como salados, ocupa un lugar preferente en los menús de invierno.

La última novedad es su aplicación a la industria cosmética como ingrediente estrella de productos para el cuidado de la piel y el cabello.

Rica en flavonoides, los pigmentos antioxidantes a los que esta fruta debe su característico tono rojizo, la granada ayuda a combatir la oxidación celular causada por los radicales libres. Y con ello, disminuye el riesgo de sufrir trastornos cardiovasculares y patologías como el cáncer.

Su abundante contenido en potasio y su bajo aporte en sodio también la convierten en un buen diurético y, por tanto, en la gran aliada de quienes padecen hipertensión o tienden a retener líquidos.

Resulta, además, muy valorada en caso de gastritis, diarrea o inflamación intestinal por su potente efecto astringente y antiinflamatoria. A ello se debe la alta dosis de vitamina A, calcio, fósforo y taninos que acumula especialmente en las membranas internas blanquecinas que separan sus granos. Estas mismas membranas están compuestas por peletiarina, una sustancia a la que atribuyen poder afrodisíaco por la presencia de manganeso y su acción revitalizante sobre las hormonas sexuales.

Gracias a su sabor agridulce y su peculiar textura, este alimento se emplea en multitud de recetas. Además de como postre, sola o en macedonia junto a otras frutas, se puede añadir a ensaladas y sopas. Asimismo, hay quién opta por usarla como toque decorativo en mueslis, yogures, frutos secos, helados, tartas o incluirla como parte de la guarnición a modo de salsa acompañando tanto a carnes como pescados.

Por ejemplo, en Oriente Medio es la protagonista de una crema muy popular, muhamara, elaborada a base de las semillas de esta fruta, pimiento morrón y nueces; en la India, sus granos se desecan y sirven de condimento para las carnes especiadas y en Francia destaca el jarabe de granada, una salsa para maridar con helados y postres.

El extracto de granada es lo más parecido al elixir de la eterna juventud. Por ello, cada vez más firmas de belleza lo incorporan en sus fórmulas de cosmética antienvejecimiento, productos para el cuidado del pelo, bálsamos labiales, geles de baño y hasta cremas de maquillaje.

EL sector del bienestar también ha sucumbido a sus virtudes, inspirando a diversos centros de spa donde ya se ofertan tratamientos basados en las propiedades terapéuticas de esta fruta.

No cabe duda que el secreto para conservarnos mejor tanto por dentro como por fuera se encuentra en alimentos naturales tan completos y saludables como éste.