Moviliza a los legisladores

Vicegobernador del estado llama a una discusión no solo sobre armas, sino sobre salud mental
Moviliza a los legisladores
La senadora de California Diane Feinstein dijjo que planea apoyar la iniciativa de ley sobre el control de armas de asalto.Archivo AP

SACRAMENTO.— La masacre ocurrida en una escuela de Connecticut no solo hizo que el gobernador de California, Jerry Brown, ordenara izar banderas a media asta en el Capitolio estatal, sino que movilizó a los legisladores del estado para presentar nuevas iniciativas de ley que fortalezcan las leyes sobre el control de las armas.

Aún cuando California tiene las leyes más estrictas sobre el control de armas del país —impulsadas por un tiroteo que en 1989 dejó cinco niños muertos y 29 heridos en la Escuela Primaria Cleveland de Stockton—, los legisladores piensan que se puede hacer más para evitar que en el estado se repitan ese tipo de tragedias.

El senador demócrata de Los Ángeles Kevin de León dijo a La Opinion que pedirá que se habilite la ley AB962 (de su autoría), que exige que para la venta de municiones se tomen huellas dactilares y se pida la identificación al comprador.

La ley debió entrar en vigor en 2010 pero se paralizó por una demanda de la Asociación Nacional de Rifles.

“Las municiones son el combustible de las armas que se usan para la violencia. Y en la actualidad cualquier loco o pandillero puede ir a comprar municiones sin problema alguno, cuando es más difícil y hasta se tiene que pagar una cuota por sacar un permiso para cazar, pescar o cortar un árbol de Navidad”, dijo De León, consternado y dolido por la tragedia de Connecticut.

Por su parte el senador demócrata de San Francisco Leland Yee dijo que está redactando una legislación para fortalecer las leyes de las armas y cerrar los vacíos que todavía existen en las leyes de asalto del estado.

“Tenemos que reinstalar la prohibición federal para las armas de asalto y cerrar el vacío en los mecanismos que permiten cargar varias rondas de balas en armas semi automáticas, los cuales ha debilitado severamente la prohición de armas de asalto de California”, dijo. Agregó que también está examinando otros posibles cambios, incluyendo una revisión más estricta de los antecedentes criminales así como evaluaciones de salud mental y limitar las municiones y requisitos adicionales para un almacenaje seguro. Reconoce que están ante un asunto complejo y que muy probablemente no puedan evitarse todos los actos de violencia con armas, pero seguramente sí puedan proveer leyes de control que sean más razonables.

Hasta el propio vicegobernador del estado, Gavin Newsom, hizo un llamado para que se incluya el tema de la salud mental en el debate sobre las armas.

Esa es una discusión —sostuvo— que se ha pospuesto por décadas. “Se pospuso tras la tragedia de Columbine hace 13 años; la de Virginia Tech hace cinco; tras el tiroteo que hirió a la representante (de Arizona) Gabriel Giffords en 2011; y el del cine atiborrado de gente en Colorado”, comentó.