Récord en venta legal de armas

En 2012 los estadounidenses se armaron más que en otros años
Récord en venta legal de armas
En esta foto del 5 de Dic., el Procurador General, Jeffrey S. Chiesa muestra armamento recuperado en las calles de Nueva Jersey.AP

WASHINGTON D.C.— Entre la congoja por otra matanza escolar y las protestas que siguen a cada uno de estos trágicos sucesos repetidos en Estados Unidos, las ventas de armas de fuego siguen encaminadas a cifras sin precedentes este año, según los datos disponibles.

Si bien no hay cifras globales oficiales sobre la venta anual de armas de fuego en EE.UU., es posible hacerse una idea de la tendencia. La compra legal de armas (la realizada en armerías con licencia) requiere una verificación de los antecedentes penales del comprador, que la efectúa la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

Hasta finales de noviembre, el FBI había hecho 16,808,538 de esos trámites, lo cual ya sumaba 350,000 trámites más que en todo 2011. Diciembre es el mes de mayor venta de armas, por lo cual los expertos deducen que habrá casi 2 millones más de trámites de verificación en 2012, pese a las matanzas ocurridas.

Es la cifra más alta desde que la policía federal empezó a publicar el dato en 1998.

En EE.UU. hay más de 129,817 armerías con licencia federal para la venta de armas, de las cuales 51,438 son tiendas de armas, 7,356 son casas de empeño, y 61,562 son coleccionistas. El resto de las licencias pertenecen a fabricantes e importadores.

A esto debe añadírsele todo el comercio de armas no reglamentado, como las ferias de armas, donde las personas pueden comprar las armas directamente a otras personas, no en armerías. También es posible de vecino a vecino, de amigo a amigo.

Y a esto debe añadírsele el comercio ilegal de armas, el tráfico entre bandas de delincuentes, etc. Según un informe de la Administración de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego, en 2010 (los datos más recientes) se fabricaron en el país 5,459,240 armas de fuego de las cuales el 95 % fueron para el mercado estadounidense.

Otras 3,252,404 armas de fuego fueron importadas en EE.UU., lo que hace casi 8.5 millones de nuevas armas de fuego en el mercado estadounidense ese año.

La industria de las armas de fuego se mantuvo robusta durante la recesión de 2007 a 2009, la más profunda y prolongada en casi ocho décadas en EE.UU., y su empleo creció en más del 30 por ciento entre 2008 y 2011, según la Fundación Nacional de Tiro Deportivo (NSSF).

En 2011 la industria, siempre según la NSSF, tuvo un impacto de 31,800 millones de dólares en la economía de EE.UU., comparado con 27,800 millones de dólares en el año anterior. Esto incluye la creación de empleos, las ventas y los impuestos.

Hay más de 20,000 leyes en vigencia en EE.UU. sobre la compra, posesión, transporte y uso de armas de fuego, y el FBI calcula que hay más de 200 millones de armas en manos de la ciudadanía.

Si a ello se suman las armas de fuego que tienen los militares y las fuerzas policiales, es probable que el total supere los 300 millones de armas que van desde revólveres calibre .22, a pistolas semiautomáticas y rifles de asalto.

Las motivaciones para la adquisición de armas de fuego son muy variadas y, tras sucesos como el del viernes pasado en la escuela primaria Sandy Hooks, de Newtown (Connecticut), uno de los más comunes es la defensa personal.

Muchos ciudadanos llegan a la conclusión de que si hubiese alguien con un arma de fuego, e instruido en su uso, cuando comienza uno de estos ataques, el atacante no sería capaz de seguir disparando contra gente indefensa.