Aborto espontáneo; causas y prevención

El aborto espontáneo es aquel que sucede de forma natural, sin que haya ninguna intervención médica…

Aborto espontáneo; causas y prevención
Foto: bea y fredi - Flickr

El aborto espontáneo es aquel que sucede de forma natural, sin que haya ninguna intervención médica ni intencionalidad por parte de la madre. De acuerdo con MedlinePlus, los abortos espontáneos son más frecuentes de lo que pensamos, pues estos suceden en un 50% de los óvulos. Sin embargo, al suceder antes de la séptima semana, la madre ni se da cuenta de ello, reduciéndose la tasa en un 30% pasadas estas semanas. Por ello, se dice que los abortos espontáneos suceden entre un 15 y un 20% de los embarazos, pues es este el porcentaje de pérdidas que tiene lugar una vez que la madre sabe que está embarazada.

Normalmente, un aborto sucede por problemas cromosómicos, los cuales hacen que el embarazo y el bebé no se puedan desarrollar de la manera en la que deberían. Por ello, cuando hay una diferencia en el patrón cromosómico de un feto, el aborto espontáneo es inevitable, pues depende de la naturaleza y no de la voluntad de las personas.

Por otro lado, la genética no parece influenciar para nada en este tipo de abortos y, por ello, se deben buscar las causas en el estilo de vida de la madre, entre otras. Las causas más recurrentes, aparte de los defectos en los cromosomas, son:

Los síntomas del aborto irán un poco en función de cada persona, pero los que suelen afectar a todas las mujeres son manchados como si fueran el periodo menstrual con o sin dolores, dolor abdominal fuerte, pérdida de mucosa con sangre, conocido como tejido tisular. Cuando una mujer sabe que está embarazada y tiene estos síntomas antes de la semana 20 del embarazo debe acudir rápidamente a su médico y ver si el aborto se puede evitar y, con ello, salvar el embarazo.

Como hemos dicho, son muchas las causas que pueden producir un aborto en una mujer embarazada de menos de 20 semanas. Algunas de estas causas se pueden tratar y, con ello, se puede prevenir el aborto, mientras que hay otras que no podrán ser tratadas por ningún especialista.

Por un lado, entre las causas que se pueden tratar y que la misma madre puede hacer sin necesidad de ir al médico es mejorar su estilo de vida; no ingerir alcohol ni tomar drogas, no fumar, tener una dieta más equilibrada y cuidarse la salud en general, son algunas de ellas.

Por otro lado, hay ciertas causas de abortos que también se pueden tratar pero requerirán de la intervención médica. Estas causas son las infecciones o enfermedades de la madre, así como algunos de los problemas físicos que la madre pueda presentar en sus órganos reproductores.

En cualquier caso, el médico será el que nos ofrecerá las mejores pautas para llevar bien el embarazo y minimizar al máximo el riesgo de sufrir un aborto. De hecho, siempre se recomienda que la mujer se ponga en manos de un especialista incluso antes de quedarse embarazada, de manera que éste pueda valorar los riesgos y ofrecerle ciertas pautas de conducta saludables.