EE.UU. brilla entre los países más contaminantes y menos comprometidos

Este 2012 la lucha contra el calentamiento global fue debilitada por las naciones más poderosas del mundo

EE.UU. brilla entre los países más contaminantes y menos comprometidos
Mientras los ciudadanos buscan medidas alternativas para proteger el ambiente, los gobiernos de las principales naciones contaminantes ignoran la gravedad del problema.
Foto: Shayne Robinson / Green Peace

El 2013 comienza con gran incertidumbre ya que algunos de los mayores países contaminantes del planeta -Estados Unidos, India, Brasil y China, entre otros- continúan eludiendo el compromiso de reducir sus emisiones.

Así quedó evidenciado a principios de diciembre durante la Conferencia de las Partes, realizada en Doha, Qatar, cuya conclusión fue que hay que lograr un “nuevo pacto” para el 2015, de modo que estas naciones contaminantes se acojan a los acuerdos de la Convención de Naciones Unidas contra el Cambio Climático.

El foro en Qatar decidió, además, postergar por ocho años el cumplimiento de las obligaciones estipuladas en el Protocolo de Kyoto, en 1997, que urgía a los países industrializados a ejecutar medidas para reducir los gases de efecto invernadero y que tenía como fecha límite este 2012. A este retroceso se sumó el anuncio del retiro de Canadá del compromiso de Kyoto.

Cabe recordar que el gobierno de Estados Unidos, representado por Bill Clinton, firmó el Protocolo de Kyoto, pero al no ser ratificado por el Congreso, se mantuvo en un impasse concluido por George W. Bush -con base en la Resolución Byrd-Hagel-, al considerarlo ineficiente e inequitativo. Esta situación prevalece, con un silencio casi absoluto de la administración de Barack Obama.

Para el pacto de 2015, la Unión Europea, Australia, Noruega y Croacia permanecen comprometidas con el ambiente y se espera que Japón, Canadá, Rusia, EE.UU., China, India y Brasil tomen acciones afirmativas.

Entretanto, un informe de Global Carbon Project (GCP) afirma que las emisiones de dióxido de carbono -uno de los gases de efecto invernadero responsable del cambio climático- seguirán aumentando cerca de 3% al año -un 58% desde 1990-. Este incremento nos llevaría a tener “una media de 4 a 6 grados centígrados mayor que a principios de la revolución industrial”. La meta en general del mundo entero es mantener por debajo de los 2 grados centígrados la temperatura del planeta hasta el 2100 o al menos hasta el 2020 cuando se supone que el Protocolo de Kyoto se cumpla.

No se sabe si las conclusiones a las que llegarán los países en mayo de 2015 provocarán un nuevo protocolo.