Fraude y desfalco con autos

Empleados de LA cobraron hasta $325,000 de más por millas viajadas

Un empleado municipal reportó que por cuestiones laborales recorrió en su auto particular 55,000 millas de 2009 a 2011, el equivalente a dar dos vueltas completas a la Tierra o hacer diez viajes redondos de la Alcaldía de Los Ángeles a la Casa Blanca. Y recibió un cheque de más de 30,000 dólares.

No es el único caso de fraude que detectó una auditoría publicada ayer, en la que se ventila un desfalco de por lo menos 325,000 dólares al programa de reembolso por uso de coches personales del gobierno de Los Ángeles, únicamente al revisar las cuentas de cuatro agencias.

“Esto es sólo la punta del iceberg”, afirmó la contralora Wendy Greuel, quien teme que esta práctica se repite en muchas otras oficinas municipales por falta de supervisión. “Debido al complcado período económico de nuestra ciudad esto es absolutamente inaceptable e imprudente”, agregó.

Según la contraloría local, el trabajador que cobró los 30,000 dólares, de quien sólo se reveló que labora en la Oficina de Servicios de Calles, apenas pudo comprobar el recorrido de 3,920 millas, lo cual corresponde a un pago de 2,156 dólares.

Muchos otros empleados, afirma el reporte, recibieron incluso cheques más jugosos, superiores a los 35,000 dólares al año, pero no se halló evidencia suficiente que respaldara todos los traslados. En otros casos, se les pagó a pesar de que no tenían licencia de manejo vigente, ni seguro automotriz.

“Este abuso, que cuesta a los contribuyentes miles de dólares, debe ser atendido inmediatamente”, expresó el concejal Dennis Zine. “Todos los gerentes generales son responsables”, añadió.

De 2009 a 2012, el municipio desembolsó 4.6 millones de dólares por dicho programa, que paga 55.5 centavos por milla recorrida, tarifa establecida por el Servicio de Recaudación Tributaria (IRS).

Hace unos años, la Contraloría descubrió que los empleados municipales estaban dando mal uso a los vehículos oficiales, en poder de altos funcionarios, y a la tarjeta para adquirir combustible.

En ese entonces, la agencia pidió que utilizaran más los coches particulares, pero ahora se ha descubierto que la medida tampoco evitó el fraude.

Greuel dijo que la Ciudad no sólo castigará a los malos empleados con suspensiones, despidos o la cancelación de sus pensiones, sino que les pedirán que devuelvan lo que cobraron indebidamente.

“El liderazgo municipal no debe tolerar el despilfarro de gastos, especialmente en un momento en que Los Ángeles enfrenta un déficit de 230 millones de dólares”, recalcó la funcionaria.

Los departamentos investigados son: Transporte (LADOT), Obras Públicas (DPW), Vivienda (LAHD) y Construcción y Seguridad (DBS). Ninguno comentó sobre la auditoría antes del envío de esta nota.

Para evitar que el abuso se repita, la Contraloría propone que se aplique un método único para calcular el reembolso de millas recorridas, que se verifique la licencia de manejo y el seguro de auto de los empleados que usan el programa y que se revise exhaustivamente antes de emitir cada pago.