La cebolla protege la salud y da sabor a los platos

Es uno de los alimentos más completos en cuanto a propiedades saludables. Tanto es así que la cebolla…

La cebolla protege la salud y da sabor a los platos
Foto: Flickr-Galería de fotos de Vic Lic

Es uno de los alimentos más completos en cuanto a propiedades saludables. Tanto es así que la cebolla puede ser considerada un auténtico medicamento natural. Ya sea consumida o aplicada externamente, limpia, depura, desinfecta y protege. Sus virtudes terapéuticas sobre el organismo se deben a un compuesto que no se encuentra en otros alimentos, el llamado disulfuro de alilpropilo, responsable de su efecto lacrimógeno.

Si a esto unimos su versatilidad para acompañar platos de todo tipo gracias a su peculiar sabor, no es de extrañar que se haya ganado un más que merecido puesto de honor en el universo gastronómico.

Existen cientos de formas de condimentar las cebollas. Aunque debe de tenerse en cuenta que para que sus efectos sean mayores es recomendable consumirla cruda, en ensalada o en cremas frías como el gazpacho.

Sin embargo, el protagonismo de este vegetal en una gran cantidad de recetas es indiscutible. Su presencia forma parte de sofritos, sopas, rellenos o de la tradicional tortilla de patata.

No en vano es uno de los alimentos que todas las culturas han adaptado a su cocina debido a la enorme cantidad de beneficios para la salud y su particular sabor y textura para casar con el resto de ingredientes.

Cuando vayas a comprarlas, elige los ejemplares duros, firmes y de cuello corto y rechaza los que estén húmedos o con manchas.

Se conservan intactas en la parte menos fría del frigorífico o en un lugar fresco y seco. Y para evitar llorar mientras las pelas, lo más eficaz es hacerlo bajo un chorro de agua fría.

Las cebollas también ayudan a vernos más bellas. Al ser depurativas, su consumo habitual elimina las toxinas, previene la retención de líquidos y, por tanto, actúa contra la celulitis. De manera externa, si se hierven 1/4 de kilo de ellas en dos litros de agua, añades un vaso de aceite de oliva y lo viertes en el agua de tu baño, notarás como la piel se suaviza.

Tenlas siempre a mano cuando veas que una prenda de cuero ha quedado opaca y quieres que recupere su brillo. Frota la mitad de una suavemente por ella y lista para lucirla impecable de nuevo. El mismo truco sirve para limpiar la suciedad que se acumula en el parabrisas del coche, pasa media por la superficie y quedarán perfectos.