Muerte ‘en defensa lícita’

Procuradoría dice que policía de Pasadena no violó ninguna ley

La procuraduría del distrito concluyó el lunes que los agentes de policía de Pasadena que acudieron al llamado por robo actuaron lícitamente cuando dispararon y mataron a un sospechoso que al final se determinó que no estaba armado.

Los agentes mataron a Kendrec McDade, de 19 años, durante un encuentro el 24 de marzo por la noche, después de que un hombre denunciara que dos hombres le habían robado una mochila a punta de revólver.

La carta de la División de Integridad del Sistema Judicial de la procuraduría del distrito dirigida al jefe de policía de Pasadena Phillip L. Sánchez el 17 de diciembre señaló que la investigación concluyó que los agentes “actuaron en defensa propia lícita y en defensa de los demás.”

La abogada Caree Harper, que representa a la familia McDade, dijo que revisaría el informe de ocho páginas pero consideró “un insulto” basarse en las “historias tergiversadas” de los agentes de la policía de Pasadena.

La carta indicó que Óscar Carrillo, el hombre que denunció haber sido robado, mencionó un revólver ocho veces durante la llamada al 911, y los operadores advirtieron a los agentes Matthew Griffin y Jeffrey Newlen que ambos sospechosos estaban armados.

Carrillo reconoció más tarde que había mentido sobre los revólveres con la esperanza de que los agentes acudieran más pronto, se afirmó en la carta.

Carrillo fue arrestado para ser investigado por homicidio involuntario, pero los fiscales rehusaron acusarlo. Su abogado reclamó que la policía estaba usando a Carrillo como chivo expiatorio.

Harper dijo que el padre de McDade, Kenneth McDade, estaba decepcionado y atónito por la decisión de no procesar a Carrillo.

Sin acusaciones contra Carrillo, a Tracy McDade “no le sorprende del todo” que los fiscales no hayan presentado cargos contra los agentes de policía, dijo Harper.

La familia de McDade entabló una demanda de derechos civiles en un tribunal federal y un reclamo contra la municipalidad de Pasadena y cinco agentes.

Un análisis incluido en la carta describió a los agentes que perseguían a McDade, quien se daba a la fuga en automóvil y a pie con su brazo izquierdo agitándose hacia delante y hacia atrás como al correr, pero su brazo derecho sujetaba su cintura.

McDade corría por la acera cuando de repente pasó a la calle y se dirigió directamente a Griffin, que se encontraba en el patrullero y comenzó a disparar porque creyó que McDade estaba a punto de dispararle mientras se encontraba en el vehículo, señaló la carta.

Newlen, que andaba a pie en ese momento, también comenzó a disparar, creyendo que McDade le estaba disparando a Griffin, afirmó la carta.