Luchan contra el frío

En el condado de Los Ángeles viven más de 51,000 desamparados, según datos

Los desamparados de Los Ángeles tratan de protegerse contra el frío.
Los desamparados de Los Ángeles tratan de protegerse contra el frío.
Foto: Ciro Cesar / La Opinion

Cuatro cobijas no bastan para sobrevivir en la intemperie las heladas noches del centro de Los Ángeles, donde esta semana se registran temperaturas de 40 grados Fahrenheit. Eso lo sabe Flor Hernández, quien terminó viviendo en la calle por culpa de la crisis económica.

“El frío es tremendo”, dice Hernández, poniendo énfasis a sus palabras, para reafirmar que en verdad la pasa mal por las noches. Ella duerme en un acceso de la autopista 101, adyacente a la Placita Olvera. Llegó ahí hace un año, luego de perder el trabajo y su casa en Riverside. “Me tapo con cuatro cobijas. Abajo pongo un hule, luego tres cartones y encima una cobija”, explica esta mujer, cuyo refugio por las mañanas es un pequeño parque sobre la calle Alameda.

Vive del reciclaje de botes de aluminio y plástico, de los alimentos que le llevan otros desamparados y de la caridad de iglesias y organizaciones que le regalan ropa, cobertores y comida. No quiere ir a los albergues de Skid Row porque, asegura, allá abundan la insalubridad y la violencia. “Aquí somos como una familia, nos cuidamos y nos ayudamos”, dice Hernández.

Su amiga Nora Palacios, una guatemalteca sin techo desde 2011, comparte esa opinión y tampoco quiere pedir una cama en un refugio, a pesar de que no ha podido curarse de una tos que le dejó una lluvia reciente. “Aquí estoy en la calle y siento mucho frío; a veces me toco la frente para ver que no tenga fiebre”, señala Palacios, de 48 años y madre de tres hijos, quienes viven en su país.

“Si yo tuviera trabajo no estaría aquí”, afirma esta mujer, quien se dice engañada por un traficante de personas que le prometió el cruce de la frontera y un trabajo limpiando casas en otra ciudad del país por 33,000 quetzales ( 4,150 dólares).

“Uno no espera venir aquí y terminar en la calle, pero hay que hacerle yemas”, expresó.

En este condado viven más de 51,000 desamparados, casi la mitad está en la ciudad de Los Ángeles.

Al otro lado de la Placita, en la calle Spring, se cuentan unos 50 carritos de supermercados en apenas dos cuadras, una imagen que parece contradecir una cifra reciente del gobierno federal sobre que hay menos veteranos de guerra en el desamparo en el condado de Los Ángeles. El último año, indica el reporte, el número bajó de 8,131 a 6,371. Ahí, no se ha notado su ausencia.

“Yo he estado aquí siete años y cada vez hay más gente”, asegura José García, un inválido de 62 años que es dueño de uno de los carritos en la calle Spring. En esta época, dice, su tesoro más preciado son los cobertores que le ayudan a sobrellevar los inviernos.

El gobierno de Los Ángeles habilitó los siguientes lugares como refugios temporales de indigentes para el invierno, los cuales operarán hasta marzo de 2013:

Bridge to Home: 12860 Arroyo Street, Sylmar, CA

LAMP: 627 San Julian Street, Los Angeles, CA

MJB Recovery: MID Recovery: 8764-8770 S. Broadway Avenue, Los Angeles,

CAFirst to Serve West Los Angeles: 1300 Federal Avenue, Los Angeles, CA

First to Serve South Los Angeles: AME Church, 5500 S. Hoover Street, Los Angeles, CA

AME Church, 1177 W. 25th Street, Los Angeles, CA

Volunteers of America of Greater Los Angeles (Eula’s House):

Bethel AME Church: 7900 S. Western Ave. Los Angeles, CA 90047